Trece homicidios de mujeres con dos puntos en común

 
EXTRACTO GRATUITO

Desde ayer, el homicidio de Solange Grabenheimer comenzó a aparecer en la misma lista que los asesinatos de Norma Penjerek, Aurelia Catalina Briant, Jimena Hernández, Nair Mostafá, Charlotte Roland, Liliana Tallarico, Natalia Fraticelli, María Marta García Belsunce, Lucila Yaconis, Constanza Guglielmi, Nora Dalmasso y Marianela Rago Zapata.Estos nombres están unidos por dos elementos en común: investigaciones deficientes y ningún sospechoso preso o condenado. Aunque hubo más casos impunes de homicidios de mujeres, estos asesinatos fueron los que mayor repercusión pública alcanzaron.El 15 de julio de 1962, el cadáver de Norma Penjerek, de 16 años, fue hallado en un terreno baldío de Llavallol. Según la autopsia, la apuñalaron y la estrangularon. Había desaparecido el 29 de mayo de ese año, cuando salió de la clase de inglés, en Flores.La policía apresó a cuatro integrantes de una organización dedicada a secuestrar adolescentes para obligarlas a ejercer la prostitución. Sin embargo, en mayo de 1965, todos los acusados fueron sobreseídos. El asesinato quedó impune.Aurelia Catalina Briant era una hermosa profesora de inglés. Su cadáver fue hallado el 14 de julio de 1984 a un costado de la ruta 2. La habían matado de 22 puñaladas y de dos balazos.El ex marido de la víctima, Federico Pippo, su hermano Esteban y Rosa, la madre de ambos, estuvieron un año detenidos porque, para un juez, eran sospechosos. Pero fueron excarcelados debido a que no había pruebas suficientes contra ellos.Jimena Hernández tenía 11 años cuando la mataron en el natatorio de un colegio de Caballito. Su cadáver fue hallado el 12 de julio de 1988. El caso tuvo cuatro jueces que no pudieron encausar la investigación. Ningún sospechoso fue condenado.A fines de 2005, la Justicia cerró el sumario por el homicidio de Nair Mostafá, ocurrido en Tres Arroyos. La pequeña, de 9 años, desapareció de su casa el 31 de diciembre de 1989. Debido a los festejos por Año Nuevo, los policías no comenzaron a buscar cuando la madre hizo la denuncia. La desidia de los policías provocó la indignación de los vecinos, que hicieron una pueblada.Durante la investigación hubo diez detenidos. Pero todos terminaron excarcelados por falta de pruebas.Otro caso fue el de Charlotte Roland. Ninguna de las puertas y ventanas del departamento de cuatro ambientes en el que vivía, habían sido forzadas. Por tal motivo, los investigadores del homicidio de esa ciudadana norteamericana, de 50 años, presumieron que la víctima...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA