Los trastornos psicológicos, principal causa de inhabilitación para conducir

 
EXTRACTO GRATUITO

Cada año, unas 2000 personas que sacan o renuevan la licencia de conducir en la ciudad no pueden volver a manejar hasta que resuelvan algún problema de salud. En la mayoría de los casos, no es visual ni auditivo, sino psicológico: el año pasado, el 77% de las inhabilitaciones obedeció a ciertas características de la personalidad o alteraciones neurocognitivas que pueden ser peligrosas al volante.

Tener una baja tolerancia a la frustración, no poder controlar los impulsos y las emociones, percibir la realidad de manera distorsionada o contar con mecanismos de defensa insuficientes como para superar imprevistos son los psicodiagnósticos más comunes entre los 18 y 64 años.

En cambio, los problemas de atención, memoria o análisis de la información visual del entorno que afectan el modo de conducir son las principales dificultades neuropsicológicas detectadas -sobre todo, en los mayores de 64 años- en las 13 sedes donde se renueva o solicita el registro. Ahí trabajan unos 120 médicos, fonoaudiólogos, técnicos ópticos y psicólogos.

El año pasado, 2118 de los 421.720 solicitantes quedaron inhabilitados transitoria o permanentemente. El 77% de los casos no aprobó los tests psicológicos, mientras que el 11,33% exhibió problemas visuales, el 9,44% padecía una enfermedad o usaba algún medicamento que demandaba un mejor control para no causar situaciones de riesgo en el tránsito y el 2,22% tenía una disminución auditiva.

"Inhabilitar poco más de 2000 en un año es alto como número, aunque en relación con el padrón de trámites parece ínfimo. Pero son 2000 personas que por alguna cuestión de salud que puede poner en riesgo su seguridad y la de terceros no estarán conduciendo", dijo Elvira Fioresta, gerenta operativa de Habilitaciones de la Dirección General de Habilitación de Conductores y Transportes porteña.

En la evaluación psicofísica se indaga la aptitud para comportarse al volante. Conducir va más allá de aprender a usar el auto o la moto. "Se pone en funcionamiento una tríada psicofisiológica: la percepción (recibir información desde afuera), el procesamiento de la información (entenderla) y la ejecución de maniobras (coordinar acciones motrices) -enumeró Fioresta-. Esta tríada puede verse afectada por múltiples patologías o tratamientos farmacológicos, lo que altera la conducción segura".

A diferencia de otras jurisdicciones, la Ciudad incluye el examen a cargo de un psicólogo. "Para mí es la estrella de la evaluación porque se hace un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA