Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, 31 de Julio de 2009, expediente 109.646/2002

Fecha de Resolución31 de Julio de 2009

PODER JUDICIAL DE LA NACION.

En Buenos Aires, a los treinta y un días de julio de dos mil nueve, se reúnen los Señores Jueces de la Sala D de la Excelentísima Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial de la Capital Federal, con el autorizante, para dictar sentencia en la causa "TRANSPORTE EL TÍO S.H.

Y OTROS c/ MERCANTIL ANDINA S.A. Y OTRO s/ ORDINARIO ",

registro n° 109.646/2002 , procedente del Juzgado n° 7 del fuero (Secretaría n° 14), donde esta identificada como expediente n° 78.382, en los cuales como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo previsto por el art. 268 del Código Procesal, resultó que debían votar en el siguiente orden, D.: V., D. y H.. El señor Juez de Cámara J.J.D. no interviene por hallarse en uso de licencia (RJN art. 109).

Estudiados los autos la Cámara planteó la siguiente cuestión a resolver:

A la cuestión propuesta, el señor Juez de Cámara, doctor Gerardo G.

Vassallo dijo:

I.D.O.F. y C.H.F., invocando ser únicos socios y representantes de Transporte El Tío S.H., promovieron demanda contra La Mercantil Andina S.A. y R.H.L. a fin de obtener el cobro de U$S 110.000, o lo que en más o en menos resultara de las pruebas a rendir, los intereses y las costas.

La parte actora, empresa dedicada al servicio de transporte de cargas generales, señaló haber contratado el 18.10.2001, mediante la intervención del productor R.H.L., un seguro que cubría el riesgo de muerte y de invalidez permanente total y parcial de los choferes de sus unidades, entre los que se hallaba el señor R.A.S..

Desdichadamente éste perdió la vida en un accidente de tránsito ocurrido en ocasión de su trabajo el 20.11.2001 en la Provincia de Catamarca.

Sin embargo la aseguradora rechazó prestar cobertura con causa en que el contrato se encontraba suspendido, por falta de pago, al tiempo del siniestro.

La actora negó validez a tal oposición al sostener haber abonado la prima debida al productor Laprida el 12.11.2001, por lo cual el seguro se encontraba vigente al tiempo del infortunio.

Según dispuso la póliza, en su anexo 40, artículo 2, el contrato recuperó su aptitud desde la hora cero del día siguiente al pago aludido (13.11.01) y, cuanto menos, hasta la hora 24 del día 20.11.2001, en que operaba el vencimiento de la segunda cuota (fs. 163v).

II a. Corrido el traslado de la demanda, se presentó La Mercantil Andina S.A. en fs. 188/193.

Reconoció haber contratado con la actora con la intervención del señor Laprida en los términos y con las facultades que regula la ley 22.400

(fs. 190).

Sin embargo negó que este último detentara la calidad de agente institorio (fs. 191).

Inicialmente opuso excepción de falta de legitimación pasiva en tanto sostuvo que la contraria carecía de cobertura al momento de producirse el supuesto accidente.

Ratificó que las dos primeras cuotas de la póliza, con vencimiento el 20 de octubre y 20 de noviembre de 2001, fueron ingresadas en la caja de la demandada recién los días 25 y 26 de noviembre, es decir fuera de los términos convenidos y con posterioridad al siniestro.

En este punto se apoyó, también, en lo dispuesto por la Resolución 429/2000, que establece que el pago efectuado sólo tiene efecto cancelatorio cuando el ingreso de las sumas de dinero pertinente se efectivice con medios electrónicos de cobro, en entidades bancarias o con tarjetas de crédito.

Al concluir el fundamento de la excepción, la aseguradora expresó

Es decir, que aún cuando se pretendiera dar validez a los supuestos pagos que la actora dice haber efectuado al Sr. Laprida en fechas 12 y 20

de noviembre de 2001 (que desde ya dejo negados, por no constarle a mi parte), los mismos tendrían efecto CANCELATORIO en los términos de los dispuesto por la Resolución n° 429/2000 ya citada

(fs. 189v).

De seguido, al contestar demanda, requirió el rechazo íntegro de la pretensión de la contraria. A todo evento sostuvo ser aplicable al caso la normativa de emergencia económica (ley 25.561 y 214/02), por lo cual no correspondía la condena en moneda extranjera.

b. R.H.L. no compareció a la causa por lo cual fue dispuesta su rebeldía en fs. 217.

III. La sentencia de primera instancia (fs. 634/644) desestimó la excepción de falta de legitimación pasiva, e hizo lugar a la demanda contra La Mercantil Andina S.A. por el monto reclamado en dólares estadounidenses.

A su vez ordenó que dicho capital devengara intereses calculados a la tasa activa Banco de la Nación Argentina para sus operaciones de descuento a treinta días. Por último impuso las costas a la aseguradora por ser vencida.

En cuanto al codemandado R.H.L., rechazó la acción en su contra, aunque dispuso a su respecto, distribuir las costas en el orden causado.

Para así decidirlo la sentencia sostuvo que el productor podía ser llevado a juicio por incumplimiento de su tarea específica, pero no cuando lo que se reclama es el pago del siniestro (fs. 642).

El fallo fue apelado sólo por la aseguradora quien expresó agravios en fs. 695/700, pieza que fue contestada en fs. 702/709.

La señora fiscal de Cámara contestó la vista en fs. 711.

IV. Al expresar agravios la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR