El trabajo, las emociones y el sentido

 
EXTRACTO GRATUITO

¿Cuál es el sentido de la tarea de cada día? ¿Qué emociones nos provoca lo que hacemos en el trabajo y lo que ocurre alrededor nuestro? ¿A quiénes y cómo alcanzan los efectos de nuestros esfuerzos? ¿Cuán alineado está el trabajo con la forma que tenemos de ver la vida en sus diferentes aspectos?

Un trabajo reciente indagó cómo se sienten las personas con su trabajo e intentó identificar si los respuestas son diferentes según la generación a la cual se pertenece. El relevamiento, realizado por la Universidad Siglo 21 y del que participaron 1000 trabajadores de siete ciudades del país, concluyó que entre los millenniales (entre 18 y 24 años), sólo 26% considera que tiene un empleo significativo y estimulante, lo que se condice con el hecho de que "los niveles de dedicación e implicación emocional en el trabajo resultaron también bajos", según concluye el informe. Los porcentajes fueron más alentadores entre los representantes de la generación X ( 35 a 49 años) y entre los baby boomers ( 50 a 65 años). En estos dos grupos, 35 y 44%, respectivamente, hace tareas que le resultan inspiradoras.

Según comenta Carlos Spontón, que estuvo a cargo de la investigación, los más jóvenes están concentrados en factores como la flexibilidad, la posibilidad de seguir aprendiendo y el uso de tecnologías cada vez más complejas, además de requerir feedback en forma dinámica y sentirse reconocidos; pero hay ambientes laborales que no están aún diseñados para responder a esas expectativas. En la generación X, agrega, se encuentra estímulo en sentirse desafiados, mientras que el grupo de los de mayor edad esperan mayor tranquilidad.

Los baby boomer son, según el trabajo, los que con más frecuencia experimentan felicidad con su trabajo: 60% así lo manifestó, mientras que en la generación X la respuestas positiva fue dada por el 52% y entre los millennials, por el 47%.

Así, la mitad de los consultados no identificó a su tarea laboral con la felicidad. Pero mucho menos frecuente aún es la aparición de emociones negativas. Sentirse siempre o casi siempre enojado es algo que le pasa a menos de 10% de los consultados, sea de la generación que sean. En el caso de los más jóvenes, antes que el enojo parece estar la búsqueda de ir a otro lado cuando la insatisfacción marca el vínculo laboral. ¿Tienen falta de compromiso, como muchas veces se ha dicho? Jaime Grondona, director ejecutivo de la Fundación Grupo Sólido, dice que no se trata de eso: "Podría decirse que no es...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA