El trabajo de quienes ayudan a que personas con necesidades especiales sean independientes

 
EXTRACTO GRATUITO

Esta es la historia de una guerrera, que supo sortear los avatares económicos de la Argentina para llevar adelante un proyecto en el que sólo cabe una palabra: amor.

Mercedes Braun tenía solo 29 años cuando decidió poner en marcha Asana, una ONG dedicada a la atención integral de personas adultas con discapacidad mental severa. Pensando en las necesidades de su hijo Santi, que en algún momento tendría que declararse independiente, fundó junto con Pepe Frers (el papa de Santi) una granja en la que hoy viven jóvenes y adultos a partir de los 18 años. Pasaron 40 años y recién en este 2017 logró, a través de generosas donaciones de particulares y empresas, realizar las obras para ampliar el establecimiento de manera que pudiera incluir a más personas y lograr la sustentabilidad.

Pero el camino fue largo y le llevó toda una vida. Entre los escollos, la quiebra del Banco General de Negocios que se llevó todos sus recursos. Pero no se detuvo, y donde el Estado miró para el otro lado, la sociedad civil dio un paso adelante para apoyar a Asana, un lugar extraordinario para personas extraordinarias, incluidas aquellas que trabajan allí para lograr un objetivo que nunca abandonan: que quienes viven en Asana, y también sus familias, sean felices.

"Los hijos necesitan independizarse de sus familias para poder crecer. Retenerlos es no permitirles realizar sus vidas. Santiago, un adulto discapacitado mental severo, merecía también tener esta oportunidad", dijo Mercedes en una carta que quedó plasmada en la página web de Asana.

"Aunque nos cuesta y mucho considerar un cambio tan importante porque son vulnerables y dependientes, porque sentimos que los abandonamos, porque no los creemos capaces, y porque nos parece una actitud egoísta de nuestra parte, dar este paso es trascendente para ellos y para nosotros".

Conocer a Mecha era conocer un poco también a quienes viven en Asana. Cada uno con sus gustos y disgustos, con sus habilidades y frustraciones, enojos y alegrías. Si fuera una empresa, entonces, sería algo así como el manager ideal, sacando de cada uno su mejor versión, impulsando las capacidades hasta lugares más allá de lo que se cree posible.

"Asana ofrece un lugar de contención y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA