Los bienes, tráfico de influencias y un viejo Honda, otros frentes

 
EXTRACTO GRATUITO

Como una bola de nieve, las acusaciones contra Amado Boudou crecen al ritmo de los avances de la causa principal en la que fue llamado a declarar como sospechoso de haberse apropiado de la imprenta Ciccone.Paralelamente a esta causa, el juez federal Ariel Lijo investiga al vicepresidente por supuesto enriquecimiento ilícito.El magistrado y el fiscal Jorge Di Lello reunieron información patrimonial sobre el vicepresidente, su familia y sobre su novia, Agustina Kämpfer.Los registros bancarios y societarios están siendo analizados en el juzgado y en la fiscalía con la ayuda de un perito contador de la Procuración.En esa investigación adquirió relevancia un acta de la empresa Aspen que Boudou admite como suya, que relevaría que recibió fondos de una firma que recibió publicidad oficial, según denunció en la causa la legisladora Graciela Ocaña.Boudou, por su parte, insiste en esa causa para que el juez Lijo ordene cuantos antes un peritaje contable porque dice que todos sus bienes están justificados.El magistrado, en tanto, espera reunir hasta el último documento que pidió para disponer el referido estudio.El caso HondaParalelamente, el juez federal Claudio Bonadio investiga al vicepresidente Boudou por la registración de un viejo Honda CRX Del Sol, modelo 92, que fue inscripto en 2003 a nombre del funcionario, pero con documentación supuestamente apócrifa.Todavía el vicepresidente Boudou lo sigue incluyendo en su declaración jurada de bienes...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA