Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - SALA J, 3 de Septiembre de 2013, expediente CIV 038110/2008

Fecha de Resolución 3 de Septiembre de 2013
EmisorSALA J

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J

Expte N° 38.110/2008 “T.A.E.c.C.A. y otros s/ daños y

perjuicios” J. N° 66

nos Aires, a los 3 días del mes de septiembre de 2013, reunidas las

Señoras Jueces de la S. “J” de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de la

Exma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de la Capital Federal, a fin de pronunciarse

en los autos caratulados: “T.A.E.c.C.A. y otros s/ daños y

perjuicios”.

La D.M.d.R.M. dijo:

  1. La sentencia definitiva obrante a fs. 556/586 rechazó la demanda incoada contra

    S.A.A.G al igual que la citación como tercero en relación a R.G, atento su falta de legitimación

    pasiva y rechazó la excepción de no seguro interpuesta por la citada en garantía Paraná S.A

    de Seguros.

    Asimismo hizo lugar a la demanda condenando a A.C, a abonarle a la accionada la

    suma de $ 36.969 con mas intereses y costas del proceso, haciendo extensiva la condena a la

    aseguradora en los términos del Art 118 de la ley 17418 y rechazando la acción contra O.F.N y

    su aseguradora Prudencia Compañía Argentina de Seguros Generales S.A.

    Contra el decisorio de grado se alza la parte actora, cuya expresión de agravios luce a

    fs. 641/645 y la citada en garantía Paraná S.A de Seguros cuya queja luce a fs. 647/652.

    Corrido el pertinente traslado de ley obran a fs. 660/664 y fs. 666438/439 los respondes de las

    contrarias.

    A fs. 671 se dicta el llamado de autos para sentencia, providencia que se encuentra

    firme, encontrándose los presentes en estado de dictar sentencia.II. Motiva la presente acción

    de daños, el accidente de tránsito ocurrido el día 17 de junio de 2006, cuando la accionante

    circulaba en carácter de pasajera, a bordo del remis Volkswagen Senda, conducido por el

    demandado A.C., por la calle R.F. de esta ciudad, cuando al llegar a la intersección

    con la calle L., el rodado fue violentamente embestido por el Fiat Uno, conducido por la

    codemandada O.A.N, que circulaba por esta última arteria, sufriendo las lesiones por las

    cuales acciona.

    La parte actora cuestiona lo resuelto en el fallo en crisis, respecto a la falta de

    legitimación activa del co demandado S.A.A.G, como del tercero de R.G, asimismo funda su

    queja con relación al rubro incapacidad física, daño psicológico, daño moral, tasa de interés y

    valoración de la prueba testimonial.

    Por su parte la aseguradora Paraná S.A de Seguros cuestiona el rechazo de la defensa

    de exclusión de cobertura interpuesta, como el rechazo de la acción contra la co demandada

    O.A.N, asimismo cuestiona los rubros indemnizatorios fijados por incapacidad sobreviniente,

    daño psicológico, daño moral, tratamiento psicoterapéutico y los intereses dispuestos en la

    instancia de grado.

  2. Legitimación Pasiva La legitimación para obrar en la causa denota la condición jurídica en la que se hallan

    una o varias personas en relación con el derecho que se invocare en el proceso, ya sea en

    razón de la titularidad del mismo o de otras circunstancias idóneas para justificar su pretensión,

    configurando ello, en todos los casos, un elemento sustancial de la litis, cuya ausencia impide

    que la sentencia resuelva la debida relación sustancial del debate (Fenochietto, C.E.,

    "Código Procesal" , comentario al art. 347, ps. 354/355 , Ed. Astrea).

    La legitimación, como uno de los requisitos para el ejercicio de la acción, es activa

    cuando existe identidad entre la persona a quien la ley le concede el derecho de acción y la

    que asume en el proceso el carácter de actor. Es pasiva cuando hay identidad entre la persona

    habilitada para contradecir y quien ha sido demandado. La ausencia de una u otra identidad

    faculta a la promoción de la excepción de falta de legitimación (Conf. A., Roland, La

    legitimación como elemento de la acción, en La Legitimación (Homenaje al Profesor Lino

    Enrique Palacio), M., A.M. (coord.), LexisNexis AbeledoPerrot, 1996, Lexis Nº

    1001/000515).

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J

    De tal modo, la falta de legitimación pasiva se configura cuando el sujeto

    demandado no es la persona habilitada por la ley para asumir tal calidad con referencia a la

    concreta materia que se ventila en el proceso. Es decir, no existe coincidencia entre la persona

    demandada y el sujeto pasivo de la relación sustancial controvertida (Conf. F.,

    "Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, comentado y concordado", art. 347, pg. 228/

    229; C. esta sala, 3/5/2012, Expte N° 17895/2005 “Alegre, L. c/ Trenes de Buenos Aires

    s/daños y perjuicios).

    La falta de legitimación activa o pasiva debe ser apreciada oficiosamente al emitir la

    sentencia, en tanto constituye un requisito de validez del decisorio.

    Ello obedece a que la legitimación en la causa es un requisito esencial del derecho de

    acción, una condición de admisibilidad intrínseca de la acción o pretensión, que una vez

    determinada permite juzgar el mérito o fundabilidad de lo pretendido. Así como el juez puede

    advertir la falta de legitimación para obrar manifiesta antes de correr traslado de la demanda,

    pudiendo entonces repeler "in limine" la demanda, ya que ello hace innecesaria la tramitación

    del proceso, con mayor razón entonces puede hacerlo al momento de dictar sentencia Si al

    tiempo de decidir la litis, el juez encuentra que falta esta condición para la sentencia de fondo o

    mérito, debe declararlo así oficiosamente y limitarse a proferir una sentencia inhibitoria, la que

    carece de efectos de cosa juzgada material respecto de la pretensión deducida contra el

    verdadero legitimado pasivo Conf C. S. M, 4/8/2011, “G.J. y otro c/ New Revlon

    de Argentina SAIC. s/ daños y perjuicios”).

    El examen sobre la calidad subjetiva de la pretensión es resorte exclusivo de la función

    jurisdiccional, de modo que aun ante el silencio de las partes, no existen limitaciones naturales

    que impidan investigar el derecho del titular o la resistencia hipotética del demandado, ya que

    ambos supuestos son necesarios para la validez absoluta del pronunciamiento definitivo.

    Sentado ello cabe señalar que conforme el art. 1113 del Código Civil que establece en

    su primera parte: “La obligación del que ha causado un daño se extiende a los daños que

    causaren los que están bajo su dependencia, o por las cosas de que se sirve, o que tiene a su

    cuidado”. Agrega en la segunda parte del segundo párrafo que “si el daño hubiere sido

    causado por el riesgo o vicio de la cosa, sólo se eximirá total o parcialmente de

    responsabilidad acreditando la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe

    responder”.

    Al hablar de legitimación pasiva, debe mencionarse entonces al autor del hecho, al

    dueño (titular registral) o guardián de la cosa riesgosa, como lo es un vehículo automotor, a las

    personas que responden por el hecho de otro, como el principal, los padres, tutores y

    curadores. Finalmente, también son legitimados pasivos los sucesores universales de las

    personas mencionadas, a quienes se transmiten las obligaciones pasivamente (arts. 1098,

    1195 y 3417) y en virtud de ello no puede serlo en ningún caso el que sólo es tomador del

    seguro.

    Se ha dicho recientemente que el art. 1113 del Código Civil contempla como únicos

    sujetos pasivos al dueño y/o guardián de la cosa. Si el codemandado no es titular del rodado,

    ni era guardián del mismo al momento del hecho, no corresponde hacer extensiva la

    responsabilidad respecto del tomador del seguro.

    En efecto, la calidad de beneficiario del contrato de seguro no conduce a equipararlo

    con la figura del dueño ni del guardián del rodado.

    En atención a las constancias de la causa la accionante en su calidad de transportada,

    inició demanda contra el conductor del rodado y contra el titular del seguro de responsabilidad

    contra terceros, al que se hallaba afectado el vehiculo V.W Senda. Conforme surge de fs.

    185/193, éste negó su calidad de propietario del rodado y solicitó la citación de tercero de RG,

    a quien sindicó como poseedor del rodado a la fecha del evento, sin embargo de la constancia

    obrante a fs. 495 emerge que a la fecha del hecho, el propietario resultaba ser M.A.N. y no

    habiendo la actora dirigido su acción contra el titular registral conforme surge de fs. 27 punto I,

    no encuentro motivos que justifiquen hacer lugar a lo solicitado por la quejosa.

    La circunstancia de que tomara un seguro de responsabilidad civil sobre el automóvil

    traduce un interés asegurable, pero no implica de por si que asumiera la responsabilidad del

    dueño o guardián, ni tampoco que ejerciera un poder efectivo sobre esa vigilancia, gobierno y

    contralor sobre el rodado, de ahí que, no cabe responsabilizarla por el accidente ocurrido (conf.

    C.. S.G., 11/12/2012, “G.S.A.c.P.C.P. y otros s/

    daños y perjuicios” ídem esta sala 21/5/2013, Expte N° 81615/2008 “D.R.J. c/

    C.B. s/daños y perjuicios).

    Debo señalar además que tampoco se acreditó que éste ni el tercero citado, hayan sido

    como invoca la apelante, dueño, poseedor, tenedor o de otro modo guardián del rodado al

    momento del hecho, únicos sujetos pasivos señalados por el art. 1113 del Cód. Civil (Conf

    C., sala H, 17/9/2007 “M.A.O.D. c /M.W.G. y otros s/

    daños y perjuicios”) a fin de endilgarle responsabilidad en los términos en que fue deducida la

    presente acción de daños.

    En virtud de las consideraciones efectuadas corresponde confirmar lo resuelto en la

    instancia de grado.

  3. Responsabilidad A) En cuanto a la queja vertida por la aseguradora en cuanto al rechazo de la acción

    incoada contra O.A.N, conductora y propietaria del Fiat Uno co demandada en autos, y como

    bien señalara el sentenciante de grado, cabe reiterar que la colisión entre dos vehículos en

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J

    movimiento pone en juego las presunciones de causalidad y responsabiliza a cada dueño o

    guardián por los daños sufridos por el otro (art. 1113, párrafo 2° "in fine" C.Civil) con

    fundamento objetivo en el riesgo; para eximirse cada uno de los responsables debe invocar y

    probar la culpa del otro, la de un tercero por la que no deba responder o el caso fortuito...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR