En tono de campaña, Cristina anunció una amplia moratoria

 
EXTRACTO GRATUITO

En un nuevo capítulo de su campaña, la presidenta anunció ayer un plan de 120 cuotas para refinanciar deudas con la AFIP y presentó una batería de medidas de "ampliación de derechos": préstamos, subsidios, descuentos, beneficios y "cuotas para todos y todas". El objetivo es recuperar popularidad, con miras a las elecciones primarias presidenciales del 9 de agosto.

Durante 45 minutos, por y con tres teleconferencias previas con Puerto Iguazú, Corrientes y la ciudad de Buenos Aires, Cristina respaldó la candidatura a jefe de gobierno porteño del presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, y le hizo un guiño al secretario de Seguridad, Sergio Berni, para lanzarse a la gobernación bonaerense.

Además, le hizo anunciar un plan de subsidios a la compra de garrafas a su ministro de Economía, Axel Kicillof, para darle exposición mediática. Lo medirán en encuestas para futuras postulaciones como un candidato a presidente "tapado" o a vicepresidente de alguna de las fórmulas del Frente para la Victoria.

La propia jefa del Estado reflotó su papel de candidata. Si bien no tiene reelección posible, podría ser candidata a diputada nacional por Buenos Aires o a parlamentaria de la Unasur. O ambas posibilidades en forma simultánea.

No se refirió al fallo de la Cámara Federal que ayer desestimó la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra ella misma por encubrimiento a Irán en el atentado a la AMIA. Pero el clima de alivio y euforia sobrevoló el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada.

Según confiaron a LA NACION altos funcionarios, "Cristina estaba muy contenta porque esto le dará oxígeno en el tiempo electoral". Era duro afrontar una campaña con una imputación tan grave.

Si bien descuentan en la Casa Rosada que el fallo será apelado, confían en que la Cámara de Casación Penal tardará varios meses y "no le sería fácil dar vuelta una desestimación con dos fallos previos".

La moratoria

Desde lo económico, el anuncio más importante fue la nueva moratoria impositiva. Ella lo llamó "plan para refinanciar deudas con la temible AFIP" en 120 cuotas, a pagar en 10 años, con interés de 1,9% anual.

Combinó dos necesidades perentorias: capitalizar electoralmente las "buenas noticias" y cubrir fuertes necesidades de recaudación en un contexto de caída de ingresos y suba de gastos. La Presidenta admitió que la AFIP tiene deuda sin cobrar por $ 60.500 millones repartidos entre 1,2 millones de contribuyentes. Si los morosos no se adhieren a esta...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA