Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vii, 28 de Marzo de 2018, expediente CNT 057857/2011/CA001

Fecha de Resolución28 de Marzo de 2018
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA VII 57.857/2011 SENTENCIA DEFINITIVA Nº: 52132 CAUSA Nº57.857/2011 - SALA

VII- JUZGADO Nº10 En la ciudad de Buenos Aires, a los 28 días del mes de marzo de 2018, para dictar sentencia en estos autos caratulados “T.G.F. c/ Ceam S.A. y otros s/

Despido”, se procede a votar en el siguiente orden:

LA DOCTORA ESTELA MILAGROS FERREIRÓS DIJO:

  1. A fs. 6/51 se presenta el actor e inicia demanda contra Ceam S.A. y contra C.A.M., en procura del cobro de unas sumas a las que se considera acreedora con fundamento en las disposiciones de la Ley de Contrato de Trabajo y en el Código Civil.

Señala que ingresó a laborar a las órdenes de Ceam S.A. en septiembre de 1996 hasta diciembre 2000, que reingresó en abril de 2002, más que recién lo registraron el 19 de enero de 2005, realizando tareas de fundidor y moldeador.

Denuncia que a causa de sus labores padece distintas afecciones columnarias, y que por ello, el 24 de noviembre de 2010 envió TCL rechazando el alta médica otorgado por la aseguradora, atento que sus dolencias continuaban.

Reclama también la correcta registración de la relación laboral, pago en forma completa de los haberes, y la exhibición de comprobantes de aportes previsionales.

Transcribe el intercambio telegráfico habido entre las partes que concluyó con el despido dispuesto por el trabajador.

Reclama diferencias salariales e indemnizatorias, multas y demás rubros establecidos en la normativa vigente.

En cuanto a sus afecciones físicas, sostiene que sus labores de moldeador, le han generado distintas afecciones columnaria y hernia inguinal derecha, y que no le fueron otorgadas tareas livianas; y que el 28 de octubre de 2010 al levantar una cuchara con hierro fundido de 100 kg. Sintió un fuerte tirón en la espalda.

Funda la responsabilidad de la empleadora en los arts. 1109 y 1113 C.Civil y el de la Aseguradora en el art. 1074 C.C.. Plantea inconstitucionalidad del art. 39 de la L.C.T..

A fs.147/173 Mapfre Argentina ART S.A., realiza una pormenorizada negativa de las cuestiones planteadas en el escrito de inicio.

A fs. 349/366 Ceam S.A., contesta demanda niega todos y cada uno de los hechos invocados en la demanda, salvo los expresamente reconocidos.

C.A.M. hace lo suyo a fs. 349/366.

La sentencia de primera instancia obra a fs.796/809 , en la cual la “a-quo”, luego de analizar los elementos de juicio obrantes en la causa, decide en sentido favorable a las principales pretensiones del actor.

Fecha de firma: 28/03/2018 Alta en sistema: 04/04/2018 Firmado por: ESTELA MILAGROS FERREIROS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA Firmado por: H.H.K., SECRETARIO #19841296#202171047#20180404103240276 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA VII 57.857/2011 Los recursos que analizaré llegan interpuestos por la parte demandada Mapfre ART S.A.(fs.818/824),Ceam S.A. (fs. 825/828) y por la actora (fs. 810/816).

II- Por una cuestión de mejor orden metodológico, trataré en primer términos las cuestiones planteadas por la parte demandada Ceam S.A., referida al despido.

Se agravia la quejosa por la valoración que la sentenciante ha realizado de las probanzas arrimadas a la causa, especial énfasis atribuye a las testimoniales, ya que arguye que las mismas resultan imprecisas y no logran acreditar los extremos invocados en la demanda.

Adelanto que la pretensión de que sea modificada la sentencia en este aspecto no ha de tener favorable acogida, ya que de las testimoniales glosadas en la causa, surgen acreditadas las irregularidades registradas denunciadas por el actor en su escrito de inicio.

Veamos:

Son coincidentes, B. (fs. 565), P. (fs. 567) y Baltaza (fs. 568/569), que el ingreso del actor ha sido con anterior al registrado por la demandada; la modalidad de trabajo, cabe destacar en este punto, que todos ellos han sido testigos presenciales, ya que eran compañeros de trabajo del actor, es decir percibieron con sus sentidos, los hechos que luego fueron descriptos en la presente contienda.

Sentado ello, cabe destacar que las “imprecisiones”, que intenta resaltar el apelante, no resultan ser tales, ya que, no hay contradicción alguna, es decir, el aspecto fundamental de las mismas resulta coincidente, mientras que algún detalle menor, puede no ser idéntico, teniendo en cuenta el tiempo transcurrido entre las audiencias y los hechos descriptos.

En cuanto a la defensa intentada por la demanda, en relación a que la constitución de la Sociedad es posterior a la fecha que el actor denuncia como inicio de la relación laboral, no resiste el menor análisis, si tenemos presente la contundencia de las declaraciones testimoniales, antes analizadas, que no dejan lugar a dudas, que la relación laboral se inició con anterioridad a su registro.

Ahora bien, sabido es que el J. laboral debe apreciar, según las reglas de la sana crítica, los elementos probatorios existentes en la causa. A mi juicio las conclusiones a las que se arribó en el fallo apelado son acertadas, sobre la base de los elementos fácticos y jurídicos agregados en la causa, y no observo en el escrito del apelante, datos o argumentos que resulten eficaces para revertir el fallo.

En ese andarivel, cabe decir que la a-quo ha examinado detalladamente las declaraciones testimoniales, y les ha conferido –a mi criterio, apropiadamente- plena fuerza convictiva, y que el análisis de las pruebas e impugnaciones por cuya valoración se agravia el apelante fue la correcta.

Por lo que propicio no hacer lugar a su queja en este aspecto y confirmar lo decidido en la sede de grado sobre este tópico.

Fecha de firma: 28/03/2018 Alta en sistema: 04/04/2018 Firmado por: ESTELA MILAGROS FERREIROS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA Firmado por: H.H.K., SECRETARIO #19841296#202171047#20180404103240276 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA VII 57.857/2011

III- Lo antes indicado lleva a la conclusión que el despido del actor se encuentra justificado, ya que frente a la negativa de su empleador a registrar correctamente la relación laboral, la injuria resulta suficiente a tales efectos.

IV- Sostiene la demandada que puso a disposición del trabajador los certificados establecidos en el art. 80 de L.C.T., más él no los retiró.

Es mi ver que la circunstancia de que la demandada hubiese puesto a disposición del actor los referidos instrumentos, no alcanza para eximirla...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR