Todo apunta a la empleada doméstica

Tarascones / De Gonzalo Demaría / Intérpretes: Paola Barrientos, Alejandra Flechner, Eugenia Guerty y Susana Pampón / Música: Marcelo Katz / Iluminación: Eli Sirlin / Vestuario: Magda Banach / Escenografía: Cecilia Zuvialde / Dirección: Ciro Zorzoli / Teatro: Nacional Cervantes, Libertad 815 / Duración: 70 minutos / Nuestra opinión: muy buena

La reunión de un grupo de amigas para tomar el té, como excusa para que cada una exponga rencores reprimidos, es un tema que se vuelca con frecuencia sobre los escenarios. En esta oportunidad, Demaría agrega una muerte sospechosa de la que sería culpable, según las protagonistas, la empleada doméstica. Éste es el detonante para que las invitadas, de una clase pudiente, vuelquen sus prejuicios y discriminaciones sociales, invocando valores morales que manipulan a su antojo para ocultar sus defectos y sus acciones. Es un alto grado de hipocresía que esconde, aunque mostrando hilachas, algunas características nefastas del ser humano. El hecho de señalar a los posibles culpables por su condición social y por el trabajo que realizan y adjudicarles todas las acciones delictivas es el argumento que emplean estas mujeres que terminan por mostrar su catadura moral frente a una situación crítica. Otro aporte del autor es construir los diálogos con una rima asonante que en el vértigo del habla pierde en algunos momentos esa cualidad.

Es un planteo recurrente en el teatro, el de mujeres enfrentadas, pero vale aquí afirmar que no es tan importante la originalidad del tema, sino cómo se lo cuenta. En este sentido, la puesta de Ciro Zorzoli resignifica y valoriza el texto y la propuesta se engrandece por...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba