Sentencia de Cámara Federal de Casación Penal - Sala 3, 25 de Septiembre de 2014, expediente 1371/2013

Fecha de Resolución:25 de Septiembre de 2014
Emisor:Sala 3
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Causa nº 1371/2013 “TISERA, H.E. s/recurso de casación”

C.F.C.P. – SALA III Cámara Federal de Casación Penal REGISTRO NRO. 1978/14 la ciudad de Buenos Aires, a los 25 días del mes de septiembre del año dos mil catorce, reunidos los integrantes de la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal integrada por los doctores E.R.R. como presidente, y Liliana E.

Catucci y M.H.B. como vocales, asistidos por la Secretaria de Cámara, doctora M. de las Mercedes López Alduncin, con el objeto de dictar sentencia en la causa nro.

1371/2013 del registro de esta Sala, caratulada: “TISERA, H.E. s/recurso de casación”, con la intervención de la doctora I.A.G.N., como representante del Ministerio Público Fiscal ante esta Cámara, y del defensor A.E.J., asistiendo técnicamente a H.E.T..

Efectuado el sorteo para que los señores jueces emitan su voto, resultó el siguiente orden de votación:

doctores M.H.B., L.E.C. y E.R.R..

VISTOS

Y CONSIDERANDO:

El señor juez doctor M.H.B. dijo:

PRIMERO
  1. Llegan las presentes actuaciones a conocimiento de esta Alzada a raíz del recurso de casación interpuesto por el defensor particular que asiste técnicamente a H.E.T., doctor A.E.J. a fs. 1127/1129 vta., contra la sentencia dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 16 de Capital Federal, de fecha 12 de agosto de 2013, cuyos fundamentos fueron dados a conocer el día 20 del mismo mes y año, mediante la cual condenó a H.E.T. a la pena de dos (2) años de prisión cuya ejecución fue dejada en suspenso y al pago de las costas procesales por resultar penalmente responsable del delito de falsificación de documento público, en carácter de partícipe necesario –arts. 5, 26, 29, inc. 3º, 40, 41, 45 y 292 del C.P.— (cfr. fs. 1111/1125 vta.).

  2. El referido recurso de casación fue concedido a fs. 1132/1132 vta., y mantenido en esta instancia a fs. 1137.

  3. La parte recurrente encauzó su presentación en ambos incisos del art. 456 del C.P.P.N.

    En primer lugar, la defensa de H.E.T. consideró que la sentencia impugnada “carece de fundamentación necesaria para darle al plexo probatorio una carga valorativa que permita llegar a la conclusión de que [el nombrado] deb[a]

    ser condenado por falsificación de documento público, en calidad de partícipe”. En dicha dirección, la recurrente entendió que el “a quo” omitió explicar cómo la prueba reunida en el debate conduce a la conclusión de que H.E.T. intervino como partícipe en la adulteración de un documento público o en la falsificación de uno verdadero, ni cuál es el perjuicio material que la acción de su ahijado procesal le hubiera generado a la parte querellante. Consideró

    que “carece de fundamento que se manifieste falta de demostración o invocación de causas de justificación que permitan excluir la antijuridicidad porque no existe una adecuada fundamentación de cuál fue la conducta comprobada del Sr. Tisera ni tampoco el por qué se la adecuó a los tipos previstos en los artículos 45 y 292 del Código Penal”.

    Con relación al inciso 1º del art. 456 del C.P.P.N., la defensa de H.E.T. señaló que no se encuentran fundados los hechos que tuvo por probados el tribunal de la instancia anterior, “…por lo que no existió un acabado desarrollo de las circunstancias del tiempo y modo exigidos por el artículo 41 del Código de Fondo. (…) Al no existir una explicación articulada de [cómo] deduce el Tribunal que [H.E.T.] pergeñó como partícipe un engaño en perjuicio del Sr. B. no pueden existir circunstancias agravantes que justifiquen la imposición de la pena de dos años en suspenso”.

    Además, con relación a la errónea aplicación de los arts. 40 y 41 del C.P. al sub lite, la impugnante consideró que el tribunal de la instancia anterior omitió realizar un análisis extenso de las circunstancias personales de su ahijado procesal –ausencia de antecedentes condenatorios y tareas laborales ajenas a actividades delictivas—, a los fines de graduar la pena a la que fue condenado H.E.T. en autos.

    Por otra parte, la recurrente consideró que el “a 2 Causa nº 1371/2013 “TISERA, H.E. s/recurso de casación”

    C.F.C.P. – SALA III Cámara Federal de Casación Penal quo” aplicó erróneamente el art. 27 bis, incisos 1º y 8º, del C.P. al sub lite. Ello, toda vez que lo allí previsto generaría un perjuicio en el desarrollo de las tareas laborales de H.E.T., quien “…a raíz de sus actividades realiza viajes que lo obligan a ausentarse de la Ciudad de Buenos Aires…”.

    Finalmente, la impugnante entendió que el tribunal de la instancia anterior vulneró el principio ne bis in idem, pues en la sentencia impugnada “nuevamente [se] introduce el perjuicio como posibilidad de ser cometido en el supuesto accionar del ofendido, cuando se trata de una cuestión precluida, pues ya ha sido resuelto y con carácter firme. Es por ello que nuevamente alegar en un fallo por la misma causa y los mismos hechos la existencia de un perjuicio esta defensa estima que es violatorio del principio non bis in idem…”.

  4. Que superada la etapa procesal prescripta por el artículo 468 del ritual —cfr. fs. 1189—, oportunidad en la cual la parte querellante y la defensa de H.E.T. presentaron breves notas —cfr. fs. 1186/1187 vta. y fs.

    1188/1188 vta., respectivamente—, la causa quedó en condiciones de ser resuelta.

SEGUNDO
  1. En la sentencia que viene recurrida por la defensa particular de H.E.T., el tribunal de la instancia anterior tuvo por acreditado, a partir de la prueba reunida en el debate, que el día 11 de octubre de 2005 H.E.T. realizó un aporte necesario para que se produzca la falsificación de la firma de quien en vida fuera H.D.N., inserta en el contrato de locación del inmueble sito en la calle R.F. 3766 de esta ciudad, suscripto por C.A.B. como locador, el encartado como locatario y H.D.N. en calidad de garante.

    Concretamente, el “a quo” tuvo por probado que a los fines de colaborar con la perpetración de la falsificación de la firma aludida, H.E.T. aportó a un individuo no identificado en autos quien simulando la identidad de H.D.N. –fallecido el 18 de octubre de 2004— actuó en la celebración del contrato asumiendo la calidad de garante y 3 efectuó las rúbricas asentadas en el instrumento de referencia, firmas que fueran certificadas en ese acto por el escribano R.E.A., asignándole al instrumento carácter de documento público (art. 979, inc. 2º, del Código Civil).

  2. Ahora bien, a fin de dar tratamiento a la arbitrariedad sobre la que se edifica la impugnación, corresponde examinar si la sentencia traída en revisión constituye un acto jurisdiccional válido derivado del análisis lógico y razonado de las constancias allegadas al sumario en observancia al principio de la sana crítica racional o libre convicción (art. 398 del C.P.P.N.) o, por el contrario, si representa una conclusión desprovista de fundamentación o con motivación insuficiente o contradictoria (art. 404, inc. 2, del C.P.P.N.), tal como afirma la recurrente.

    Una correcta hermenéutica del recurso de casación permite que este Tribunal analice el modo en el que los jueces de la instancia anterior han valorado el material probatorio, encontrando como único límite aquellas cuestiones relacionadas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA