La tiranía de los susceptibles

Risas y murmullos suscitó la comediante francesa Blanche Gardin cuando, en la ceremonia de los César y refiriéndose a los abusos en Hollywood, provocó: "De ahora en adelante, creo que está claro para todo el mundo: los productores ya no tienen el derecho de violar a las actrices. Lo que no queda claro es si nosotras tenemos todavía el derecho de acostarnos para conseguir un papel, porque si no habrá que aprenderse la letra, pasar el casting, ¡y no tenemos tiempo para todo eso!". La incómoda humorada la registra la revista Le Point como una viñeta de su dossier titulado "La tiranía de los susceptibles", en el que analiza los excesos de "corrección política" que, en pos de defender derechos individuales y de grupos considerados minoritarios u oprimidos, termina paradójicamente por socavar los principios de la democracia, propiciando la autocensura y debilitando el debate.El informe abunda en ejemplos de la vida francesa, pero lo más sustancioso lo aportan los sociólogos y profesores universitarios estadounidenses Bradley Campbell y Jason Manning. Ambos han escrito el libro The Rise of Victimhood Culture (el ascenso de la cultura de la victimización). Según su análisis, esta nueva cultura sucede a la "cultura de la dignidad", que predominó en Occidente en el siglo XX, derivada a su vez de la "cultura del honor", propia de épocas anteriores. Explican que en las sociedades tradicionales el honor está ligado al coraje físico: es importante que un hombre defienda su reputación o la de su comunidad frente al insulto. Eso implica a menudo el recurso a la violencia, aun en caso de meras ofensas verbales. Luego las cosas cambiaron."La idea, entonces, era que la persona conservara su dignidad sin importar lo que los demás pensaran de ella -siguen Campbell y Manning-. Esta dignidad es inalienable. No hay vergüenza en recurrir a la ley en caso de crimen en lugar de hacer justicia por mano propia. Pero tampoco hay vergüenza en ignorar las ofensas menores. Al contrario, es digno ignorar los insultos y...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR