El tío de Juan Guaidó, un prisionero de oro para las cárceles del régimen de Maduro

 
EXTRACTO GRATUITO

CARACAS.- "El secuestro de mi tío Juan José Márquez, a manos de la dictadura, pone en evidencia la crueldad a la que están expuestas más de 380 familias de los presos políticos. Estamos del lado de la verdad y vamos a desmontar su farsa". La revolución ha golpeado a Juan Guaidó donde más le duele: en el corazón.El encarcelamiento de su tío, uno de sus familiares más cercanos y queridos, , según pudo saber LA NACION. El chavismo sabe que tiene entre rejas a su prisionero político de oro, poco importa el descabellado montaje usado por el poder revolucionario para detener y dictar medidas privativas de libertad contra Márquez.Este piloto civil, hermano pequeño de la madre de Guaidó, ha quedado recluido en uno de los "infiernos" de la revolución: la sede caraqueña de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), centro de torturas en el que asesinaron el año pasado al capitán Rafael Acosta y en el que son maltratados los militares capturados por el chavismo. El tío de Guaidó no es militar.El juez Elffy Vicente dictó ayer medidas de prisión preventiva contra Márquez por tráfico ilícito de armas y explosivos, "una barbarie, porque es imposible, de la forma que se narran los hechos, que eso pueda suceder. Estamos en presencia de una burda mentira y así lo vamos a demostrar", explicó Joel García, abogado defensor del apresado."A Márquez le sembraron un polvo de sustancia desconocida en las linternas que portaba por su profesión para hacer ver que traía explosivos. Él viajó desde Estados Unidos hasta Portugal para encontrarse con su sobrino y venir juntos a Caracas. Le hicieron dos chequeos, ¿no pudieron advertir que venía con explosivos?", ironizó su abogado defensor, Joel García.La acusación en tribunales copió los argumentos dados horas antes por Diosdado Cabello, líder del ala dura de los bolivarianos, en su show televisivo Con el mazo dando. "Traía unas linternas tácticas, en las cuales en su interior había...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA