Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala K, 13 de Septiembre de 2017, expediente CIV 045706/2014/CA001

Fecha de Resolución13 de Septiembre de 2017
EmisorCamara Civil - Sala K

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K Expediente N°. 45706/2014.

Tigmi, R. c/ Transporte Pichu SA y otro s/ daños y perjuicios (acc.trans.

c/les. o muerte)

.

Juzgado Nº 18.

En Buenos Aires, a los días del mes de septiembre de 2017, hallándose reunidos los Señores Vocales de la Sala K de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de la Capital Federal, a fin de dictar sentencia en los autos: “Tigmi, R. c/ Transporte Pichu SA y otro s/ daños y perjuicios (acc.trans. c/les. o muerte)” y habiendo acordado seguir en la deliberación y voto el orden del sorteo de estudio, el Dr. A. dijo:

  1. La sentencia de Primera Instancia dictada a fs. 337/46 es apelada por la actora quien expresa agravios en la memoria de fs. 374/75, y por la demandada y citada en garantía quienes hacen lo propio a fs. 377/84, siendo contestado el respectivo traslado sólo por la primera a fs. 386/88.

Antecedentes

R.T. promovió demanda de daños y perjuicios contra Transporte Pichu S.A. a raíz del accidente de tránsito ocurrido al 13 de julio de 2013, a las 5.50 hs.

aproximadamente, en la intersección de la calle R.P. y la Avda. A. de esta ciudad.

Adujo que el hecho aconteció en circunstancias en que circulaba a bordo de su rodado marca Volkswagen Gol, dominio MKL 409, por la primera de las arterias mencionadas, cuando al arribar a la encrucijada, y luego de iniciar el cruce con señal lumínica a su favor, el rodado de la demandada, marca Toyota GYT 093 que circulaba por la Avda. A. a excesiva velocidad y sin respetar su conductor la indicación de semáforo, se interpuso en su línea de marcha provocando la colisión.

Federación Patronal Seguros S.A., reconoció la cobertura asegurativa respecto del rodado marca Toyota, dominio GYT 093, negó los hechos esgrimidos, e invocó la culpa de la víctima.

Fecha de firma: 13/09/2017 Alta en sistema: 09/10/2017 Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.O.A., JUEZ DE CAMARA #21096806#187962533#20170914133331933 Sostuvo que el rodado de su asegurado circulaba normalmente por la Avda.

A. cuando al arribar a la intersección con calle R.P., resultó

violentamente embestido sobre el lateral izquierdo por la parte delantera del vehículo del actor, quien atravesó la intersección con semáforo en rojo.

Transporte P.S.A., adhirió al responde de la compañía aseguradora.

  1. Sentencia.

    El Sr. juez de grado, con fundamento en lo dispuesto en el art. 1113 del Código civil, no habiendo los emplazados acreditado eximente alguno de responsabilidad, hizo lugar a la demanda entablada por R.T. contra Transporte Pichu S.A y Federación Patronal Seguros S.A., ésta última en los términos del art. 118 de la ley 17.418, condenando al accionante a abonar a la actora la suma de pesos noventa y tres mil ($93.000), con más intereses y costas.

    Asimismo, difirió para la etapa de ejecución, los rubros “daño emergente”, “desvalorización”, “privación de uso” y “gastos de garaje”.

  2. Agravios.

    Contra dicha decisión se alzan las partes.

    La actora cuestiona los montos fijados en concepto de “daño físico y psicológico”; “daño moral” y “gatos varios”; como asimismo, la decisión de diferir el tratamiento de los rubros “daño emergente”; “privación de uso”; “desvalorización del rodado” y “gastos de garaje” para la etapa de ejecución de sentencia.

    La demandada y la citada en garantía apelan la responsabilidad atribuida, los montos concedidos por “incapacidad sobreviniente” y “daño moral” como la tasa de interés que se ordena aplicar sobre el capital de condena.

  3. La valoración de la expresión de agravios, a los fines de determinar si reúne las exigencias necesarias para mantener el recurso interpuesto, no debe llevarse a cabo con injustificado rigor formal que afecte la defensa en juicio. Si así se actúa, cabe descalificar lo resuelto por haberse incurrido en arbitrariedad.

    De ahí que, en la sustanciación de dicho recurso, el cumplimiento de sus requisitos debe ponderarse con amplitud, mediante una interpretación que los tenga por cumplidos aun frente a la eventual precariedad de la crítica del fallo apelado, Fecha de firma: 13/09/2017 Alta en sistema: 09/10/2017 Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.O.A., JUEZ DE CAMARA #21096806#187962533#20170914133331933 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K directiva que tiende a la armonía en el cumplimiento de los requisitos legales y la aludida garantía de la defensa en juicio y a delimitar restrictivamente el ámbito de las sanciones que importan pérdida o caducidad de los derechos del apelante (conf. CNCiv., S.E., del 24/9/74, LL 1975-A-573; íd. S.G., del 10/4/85, LL 1985-C-267; conf. C.. C.. y Com. Sala I, del 30/4/84, ED 111-

    513).

    El criterio amplio que preside la materia tiende, así, a asegurar a las partes en litigio una mayor oportunidad para defender sus derechos y afianzar con ello la garantía consagrada por el art. 18 de la Constitución Nacional.

    En ese marco, entiendo que los apelantes al expresar su disconformidad con el pronunciamiento en vista han dado cumplimiento, en lo pertinente, con lo dispuesto por el art. 265 del Código Procesal.

  4. Atento la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial (Ley 26.994 y su modificatoria Ley 27.077), de conformidad a lo previsto en su art.

    7 y teniendo en cuenta la fecha de producción de los hechos ventilados en autos, resultan de aplicación al caso las normas del Código Civil de Vélez.

  5. El hecho generador del accidente, encuadra en las disposiciones previstas en la segunda parte, del segundo párrafo, del art. 1113 del Código Civil, que en relación al riesgo creado pone a cargo de la demandada una presunción de causalidad a nivel de autoría, debiendo afrontar los daños provocados al otro. El dueño o guardián de la cosa riesgosa, deberá acreditar para eximirse total o parcialmente de responsabilidad, la culpa de la víctima, la de un tercero por el que no deba responder, el caso fortuito o la fuerza mayor (conf. arts. 1113, 513 y conc. del Código Civil; CSJN, LL. 1988-D-295 y comentario al fallo del Dr. A.A. bajo el título: "Presunciones concurrentes de causalidad en la colisión plural de automotores", en p. 296; A.K. de C.: "Responsabilidad en las colisiones entre dos o más vehículos", en "Temas de Responsabilidad Civil, en honor al Dr. A.M.M.", La Plata, Ed. P., 1991, p. 219/232; ídem, “Código Civil y leyes complementarias.

    Comentado, anotado y concordado", dirigido por A.C.B. y coordinado por E.A.Z., t. 5, año 1984, ps. 33 y 34 del comentario al art. 1113, p. 492/500, Ed. Astrea; T.R., F.: "Aceptación jurisprudencial de la tesis del riesgo recíproco en la colisión de automotores"; L.L. 1986-D-479/485 y "Un nuevo trascendental aporte a la teoría del riesgo recíproco en la colisión de automotores", L.L., 1990-B-274/280; (Moisset de Espanés: “El Acto Ilícito y la Responsabilidad Civil”

    Fecha de firma: 13/09/2017 Alta en sistema: 09/10/2017 Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.O.A., JUEZ DE CAMARA #21096806#187962533#20170914133331933 en “La responsabilidad, Homenaje al Prof. Dr. I.G.”, A.P., Buenos Aires, 1995, p. 100).

    En tal sentido se expidió la Cámara en pleno in re “V.E.F.C./ El Puente S.A.T. y otro s/ daños y perjuicios” con fecha 10 de noviembre de 1994.

    La directiva del art. 377 del Cód. Procesal en coherencia con lo resuelto en la jurisprudencia citada pone, sin embargo, a cargo del damnificado actor que ejerció la acción resarcitoria, la prueba del daño sufrido y el contacto con la cosa de la cual aquel provino, en tanto el emplazado en su condición de dueño o guardián de esa cosa, para eximirse de responsabilidad o disminuir la que se le atribuye, debe acreditar alguno de los eximentes citados.

    Resulta entonces de insoslayable aplicación lo dispuesto por la norma citada, poniendo a cargo de la víctima, la prueba del daño sufrido y el contacto con la cosa riesgosa de la cual el mismo provino, en tanto el emplazado en su condición de dueño o guardián de esa cosa, para eximirse de responsabilidad o disminuir la que se le atribuye, debe probar alguno de los eximentes citados.

    En definitiva, probado el factor objetivo de atribución, debe pasarse a examinar las circunstancias subjetivas que figuran como causales liberatorias en la norma mencionada, a cuyo efecto he de recordar que los magistrados no se encuentran obligados a atender todos y cada uno de los argumentos esgrimidos por las partes y todas y cada una de las pruebas arrimadas al expediente, sino tan solo las que resultan conducentes y decisivas para una correcta solución del diferendo (Conf. Art. 386 del CPCCN; Corte Sup., ED 18-780; C.. Civ., Sala D, ED20-B-

    1040; S.. Corte de Bs. As., ED 105-173; esta S., Expte. 114.223/98 entre muchos otros).

    Corresponde, asimismo, apreciar y valorar las pruebas en conjunto y no aisladamente de conformidad a los principios que inspiran la sana crítica, la que sintetiza en el examen lógico de los distintos medios, la naturaleza de la causa y las máximas de experiencia ( Fenochietto-Arazi, “Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, Comentado y Anotado”, T II, p. 356). Ello por cuanto la certeza, no se obtiene con una evaluación aislada de los distintos elementos, sino en su totalidad, de tal modo que unidas eleven al ánimo del juez la convicción de la verdad de los hechos (cfr. F., E., Código Procesal, T.III, p. 190; P., J.W., C., J.O. “Apreciación conjunta de la prueba en materia civil y comercial”J.A. 1984-III-799).

    Fecha de firma: 13/09/2017 Alta en sistema: 09/10/2017 Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.O.A., JUEZ DE CAMARA #21096806#187962533#20170914133331933 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K En función de lo expuesto, y acreditado el contacto entre ambos vehículos, se encontraba en cabeza de la emplazada la carga de demostrar la invocada culpa de la víctima.

    En dicha inteligencia, los diversos elementos de convicción incorporados al proceso, analizados a la luz de los principios mencionados (conf. art. 386 del CPCC)...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR