El tiempo, el temblor y la muerte

 
EXTRACTO GRATUITO

Hace unos cuantos meses, entrevisté al artista Guillermo Roux para un programa que el canal LN+ emitirá dentro de no mucho. En cierto momento de la charla -una charla que, como se dice en el tango, fue "a la parrilla", pura repentización, sin plan-, le pregunté por su diario gráfico, esos dibujos con Bic (o instrumento parecido) que hace entre la una y las cuatro de la mañana, la hora fatal para el insomne desesperado, que él logró aligerar para sí mismo a fuerza de sus dibujos tremendamente densos. Muchos son autorretratos, pero hay también otras representaciones. El bolígrafo registra el temblor del pulso, y ese temblor, en lugar de ser defectivo, es esencial al trazo. ¿Y qué va a pasar si el temblor progresa y ya no puede usar la Bic?, le pregunté con imprudencia. "Entonces voy a usar el dedo", me contestó Roux. Yo debería haber llorado. Pero no porque hubiera nada triste en la respuesta, sino por simple emoción estética: el artista convierte su cuerpo en un instrumento que, desnudo, entra en contacto con el papel.Mis ideas no son nuevas. Ya el crítico Gaëtan Picon había estudiado ese temblor artístico en su libro Admirable tremblement du temps.Todo ese ensayo de Picon es la amplificación de lo que Chateaubriand escribió a propósito de Le Déluge (L'Hiver) (El diluvio/el invierno), parte de la serie de cuatro trabajos sobre las estaciones del año que Nicolas Poussin pintó entre 1660 y 1664. Anotó Chateaubriand: "Este cuadro evoca algo de la edad descuidada y de la mano del viejo: ¡el admirable temblor del tiempo! Con frecuencia los hombres geniales han anunciado su fin mediante obras maestras: se trata del alma que remonta vuelo". Esto era nuevo, auténticamente moderno, y Picon lo confirma sin rodeos: "Poussin conoce ese rostro del tiempo que la Antigüedad no conocía; ese tiempo ante el cual la mano tiene permitido temblar".Todavía más conmovedores -con esa misma variedad de la perturbación que nos provocan los dibujos de Roux- son los últimos autorretratos de Rembrandt. En esa serie incomparable de autorretratos asistimos a una...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA