La Teoría de la equivalencia de las condiciones y sus correctores, a la luz del texto constitucional

AutorAdolfo Prunotto Laborde
Cargo del AutorVocal de la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario, Doctor en Derecho, Ex -Profesor adjunto con funciones de Titular de Derecho Penal I y II de la Univ. Nac. del Centro de la Provincia de Buenos Aires, Profesor de la Maestría en Derecho Procesal, Profesor de la Especialización en Derecho Penal, Profesor de la Maestría de Derecho ...
Páginas196-200

Page 196

Una aproximación a la Causalidad en el Derecho Dr. Adolfo Prunotto Laborde

Tampoco puede ser alegada conforme este criterio por la amante que proporciona el veneno al marido, que éste usa para matar a la mujer, argumentando que él le había dicho que lo necesitaba para otros fines.

En los casos de no admisión de la prohibición de regreso nos encontraremos frente a un reproche por culpa, que derivará en la participación culposa –instigación o complicidad- en un hecho doloso.38512. La Teoría de la equivalencia de las condiciones concretante y sus correctores, a la luz del texto constitucional. 386A partir del desarrollo que hemos efectuado en los ítems anteriores, enunciaremos ahora el abordaje constitucional del problema, tema que no es habitualmente tratado en la dogmática.

Entendemos que la teoría de la equivalencia de las condiciones y sus correctores, es la más respetuosa de los estándares constitucionales, a la luz de los siguientes principios387 en ella consagrados:

385Tema de por sí muy interesante para profundizar en una futura investigación.

386 Otro tema para abordar y profundizar en futuros desarrollos dogmáticos.

387 Sobre el concepto y la importancia de los Principios Constitucionales, puede consultarse Prunotto Laborde, Adolfo, La Congruencia, ¿regla procesal o principio constitucional?, Zeus Tomo 110, pág. 505 y Comentario a fallo, ¿Puede ser la Corte una tercera instancia? La temporalidad impugnativa penal ¿Regla procesal o Principio constitucional?; Zeus, Revista del 8 de Marzo del 2010, Tomo 112, pág. 374.

19

Page 197

Una aproximación a la Causalidad en el Derecho Dr. Adolfo Prunotto Laborde

Principio de Legalidad388, y sus corolarios de lex stricta y de deber de tutelar bienes jurídicos constitucionalmente receptados389. Pues sólo tienen trascendencia para el derecho penal, las conductas que son típicas y sólo en ellas debe establecerse la existencia de un nexo de causalidad, determinación o de evitación390.

Principio de Exterioridad391, pues no podríamos buscar nexo de causalidad, determinación o de evitación alguno si la conducta no ha sido exteriorizada y ha afectado o podido afectar un bien jurídico constitucionalmente receptado.

388Quien desee ampliar puede consultar en esta misma colección, Cafferata Nores, José; “Garantías y Sistema constitucional”, publicado en la Revista de Derecho Penal, año 2001, Tomo I, “Garantías Constitucionales y Nulidades Procesales –I”, Director Edgardo Alberto Donna, Sección Doctrina, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, Septiembre del 2001, págs. 117 y ss.; y Prunotto Laborde, Adolfo, “Principio de Legalidad. Alcance y precisiones”, publicado en la Revista de Derecho Penal, año 2001, Tomo I, “Garantías Constitucionales y Nulidades Procesales –I”, Director Edgardo Alberto Donna, Sección Doctrina, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, Septiembre del 2001, págs. 359 y ss. Alvarado Velloso, Adolfo; “Sistema Procesal. Garantía de la libertad”, Rubinzal Culzoni, Santa Fe, 2009. Ferrajoli, Luigi; “Derecho y Razón”, Editorial Trotta, Madrid 1997. Prunotto Laborde, Adolfo, “Manual Teórico-Practico Policial”, 2ª. Edición, Editorial Zeus, Rosario 2006, págs. 39 y ss. Yacobucci, Guillermo J., “El sentido de los principios penales”, Editorial Ábaco de Rodolfo Depalma, Buenos Aires 2002.

389Si un bien jurídico, no fuera constitucionalmente consagrado se podría tutelar la pureza racial, cosa que ya ocurrió en el pasado y le costó la vida a más de 6 millones de seres humanos.

390Este principio es receptado en el art. 18 de la Constitución Nacional; en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, de 1948, en su artículo XXV: “Nadie puede ser privado de su libertad sino en los casos y según las formas establecidas por leyes preexistentes”; en la Declaración Universal de Derechos Humanos, de las Naciones Unidas de 1948, en su artículo 11 inciso 2: “Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueron delictivos según el Derecho Nacional o internacional. Tampoco se impondrá pena más grave que la aplicable en el momento de la comisión del delito.”, en la Convención Americana de Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, en su artículo 9: “Nadie puede ser condenado por acciones u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos según el derecho...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba