Tener efectivo sin ir al cajero, un hábito que crece por los paros y los feriados

 
EXTRACTO GRATUITO

El mensaje puede ser "Esta unidad no entrega dinero" o, tal vez, "Terminal fuera de servicio". Palabras más, palabras menos, estas son las peores noticias que puede recibir la persona que se acerca a un cajero para retirar efectivo.

Se sabe: las transferencias electrónicas y el home banking suman cada vez más adeptos en el país, pero muchos argentinos todavía tienen una relación estrecha con el dinero en efectivo nacida de la desconfianza por las entidades financieras, el desconocimiento de los medios en línea y la necesidad de lidiar con comercios que muchas veces no aceptan pagos con tarjetas de crédito y débito.

Claro está, no siempre es fácil. A las largas y tediosas filas de clientes que, tarjeta de débito en mano, suelen acumularse en las sucursales bancarias y los problemas técnicos que a veces experimentan las máquinas hay que sumarles, además, otras dificultades que surgen de la coyuntura.

En este sentido, cabe recordar que, tan solo en febrero, se registraron tres días de paro bancario con interrupción total de servicios, incluyendo la recarga de cajeros: 9, 19 y 20 del mes pasado.

Frente a esta coyuntura, empezó a ganar fuerza una metodología que tiene pocos años de existencia en nuestro país. Se trata del retiro de efectivo en supermercados, farmacias, cadenas de electrodomésticos y estaciones de servicio mediante la presentación de la tarjeta de débito.

Entre las empresas que ofrecen esta opción hay actores de peso del sector financiero, como Prisma (a cargo de la operación local de Visa, Banelco y Pago Mis Cuentas, entre otras) y Mastercard, aunque en el último año se han sumado otros participantes, como la firma de cobranzas Gire-Rapipago y el Banco de la Provincia de Buenos Aires (Bapro), que operan el servicio en distintas cadenas comerciales.

¿Cómo funciona?

Extra Cash y Cash Back, de Prisma y Mastercard, respectivamente, se cuentan entre las alternativas más populares. Estas prestaciones permiten a los clientes con tarjeta de débito emitidas en la Argentina que hacen una compra en un comercio adherido retirar hasta $5000. No existe monto mínimo de compra y no se pagan comisiones adicionales por estas extracciones. A juicio de estas compañías, el mecanismo redunda en varios beneficios tanto para los comercios como para los consumidores.

"Para los locales aumenta el volumen de ventas, porque el servicio atrae nuevos clientes y se convierte en una herramienta de retención. También disminuye los riesgos y los costos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA