Temperatura corporal de campo y actividad temporal de las lagartijas Liolaemus vallecurensis y Liolaemus ruibali en clima riguroso de los Andes centrales de Argentina.

AutorCastillo Gabriel, Natalio

Field body temperature and temporal activity of lizards Liolaemus vallecurensis and Liolaemus ruibali in rigorous climate of the central Andes of Argentina

INTRODUCCION

La rigurosidad del clima en alta montana se manifiesta con las extremas temperaturas invernales en la cordillera (de hasta -30[grados]C), atmosfera muy diafana e insolacion diurna considerable debido a la muy escasa nubosidad, grandes amplitudes termicas, humedad ambiente minima, nevadas invernales y escasisimas precipitaciones pluviales (Salvioli, 2007; Perucca & Martos, 2009), ademas de intensa radiacion ultravioleta, velocidad de viento alta y disponibilidad de oxigeno limitada (Navas, 2003). Considerando la clasificacion climatica de Viers, el clima en la zona es extremadamente seco, desertico, del tipo "Sirio" pero con lluvias estivales (Salvioli, 2007). Esto resulta de importancia ya que el clima modela ciertos aspectos de la distribucion y de la historia natural en el genero Liolaemus (Cruz et al., 2014).

La temperatura ejerce efectos dominantes en todos los procesos fisiologicos y por ello los animales cuentan con estrategias termicas, una combinacion de respuestas conductuales, bioquimicas y fisiologicas que permiten que la temperatura corporal (Tc) se encuentre dentro de los limites aceptables. La influencia ambiental mas importante sobre la estrategia termica es la temperatura ambiental (Ta) por lo que los animales deben sobrevivir a las temperaturas maximas y minimas de sus habitats (Moyes & Schulte, 2007).

Los lagartos obtienen el calor a traves de la radiacion directa del sol (heliotermia) o por contacto con el sustrato (tigmotermia) (Pianka & Vitt, 2003). Esta forma de obtencion del calor influye en la estrategia de regulacion termica que puede ocurrir por una termorregulacion activa donde mantiene la temperatura corporal por encima o por debajo de la del ambiente o por medio del termoconformismo, donde la temperatura corporal se incrementa conforme aumenta la del ambiente (Huey & Slatkin, 1976; Zug et al., 2001).

Es fundamental evaluar la calidad termica en ambientes de alta montana; la altitud y el tipo de vegetacion tienen influencia en la calidad termica (Lara-Resendiz et al., 2014). Se ha propuesto que las especies mas afectadas por el cambio climatico podrian ser aquellas que se distribuyen en zonas de gran altitud, donde la migracion hacia nuevos habitats favorables esta limitada por las montanas y la capacidad de dispersion de las especies (Sinervo et al., 2010; Herzog et al., 2012). Los incrementos de temperaturas proyectados en los Andes superan a los de las tierras bajas circundantes. Las extrapolaciones de las tendencias climaticas actuales dejan claro que los ecosistemas se veran aun mas afectados. Las respuestas de las especies al cambio climatico continuado pueden incluir tolerancia y adaptacion, migracion para seguir gradientes emergentes o la incapacidad de adaptarse o trasladarse, resultando en extincion (Herzog et al., 2012). Por lo tanto, las respuestas de las especies al cambio climatico dependeran en gran medida de su comportamiento termorregulador, periodo de actividad, requerimientos termicos, modo de reproduccion, historia de vida y calidad termica ambiental; elementos que deben ser tomados en cuenta en las proyecciones debidas al cambio climatico (Lara-Resendiz et al., 2014).

Pearson & Bradford (1976) mencionan que la termorregulacion en climas frios, al igual que en alta montana, es particularmente costosa; las lagartijas que ocupan estos habitats deben dedicar una gran parte de su tiempo en termorregular. Sin embargo existen registros de que las especies de climas frios son mejores termorreguladoras que las de climas templados, aunque existen especies como L. eleodori que muestra una alta dependencia termica (Villavicencio et al., 2012). Ademas hay una tendencia que muestra que las especies viviparas que estan asociadas a climas de altura presentan una capacidad termorreguladora mas precisa que las especies oviparas (Cruz et al., 2014).

El estudio sobre aspectos termicos fue abordado en varias especies del genero Liolaemus; entre ellos podemos mencionar: Liolaemus nitidus (Valencia & Jaksic, 1981), L. nigromaculatus y L. nitidus (Cortes et al., 1992), L. altissimus, L. chiliensis, L. fuscus, L. lemniscatus, L. leopardinus, L. monticola, L. nigroviridis, L. nitidus, L. schroederi y L. tenuis (Carothers et al., 1997), L. koslowskyi (Martori et al., 2002), L. elongatus y L. pictus (Ibarguengoytia & Cussac, 2002), L. sanjuanensis (Acosta et al., 2004), L. parvus (Acosta et al., 2006), L. olongasta (Canovas et al., 2006), L. ruibali (Villavicencio et al., 2006), L. chacoensis (Laspiur et al., 2007), L. pseudoanomalus (Villavicencio et al., 2007), L. tenuis (Vidal et al., 2008), L. bibronii (Medina et al., 2009), L. irregularis, L. multicolor, L. yanalcu y L. albiceps (Valdecantos et al., 2013), y especies del grupo L. goetschi (Azocar et al., 2013).

Con respecto al patron de actividad, el tamano corporal afecta la inercia termica, al influir en las tasas de enfriamiento y calentamiento. Estas dos caracteristicas asociadas pueden determinar los periodos de actividad diarios, dado que los individuos mas pequenos se encuentran activos mas temprano que aquellos mas grandes (Carothers, 1997). Por lo tanto la frecuencia de actividad se encuentra asociada con estas variaciones en la temperatura diaria (Verrastro & Bujes, 1998) y representa una importante variable ecologica para la comprension en el estudio de la ecologia en reptiles (Carretero & Llorente, 1993). Pianka (1973) plantea que las especies que conviven particionan los recursos de acuerdo a las dimensiones troficas y que las variaciones en las actividades de un lagarto junto con el uso diferencial del microhabitat, representan los mecanismos termorregulatorios mas importantes en ectotermos (Labra et al., 2001). Simonetti (1984) indica que la conducta de refugio de cierta especie como la lagartija L. nigromaculatus podria relacionarse con actividades termorregulatorias usando distintos refugios durante el dia. Por lo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba