El temor al zika: un desafío extra para los atletas argentinos en Río

 
EXTRACTO GRATUITO

El entusiasmo de los atletas que participarán en los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos en Brasil comienza a mezclarse con la preocupación por el virus zika.

Las autoridades brasileñas creen que el invierno en ese país, las medidas de control del mosquito vector en las sedes olímpicas y los cuidados personales reducirán "a cero" el riesgo de transmisión viral.

Sin embargo, el ciclista estadounidense Tejay van Garderen y los golfistas Rory McIlroy y Jason Day ya anunciaron que no irán. Aunque dicen que el riesgo es bajo, Van Garderen quiere evitar cualquier complicación en el embarazo de su esposa y Day y McIlroy directamente no tienen intenciones de enfrentar el peligro. Por su parte, el tenista checo Tomas Berdych está "indeciso". Serena Williams, en tanto, dijo: "No tomo el zika a la ligera".

El Comité Olímpico Argentino (COA) les transmitió a los jefes de equipo las medidas de prevención que deberán adoptar los deportistas. Por ejemplo, la delegación argentina vestirá camisetas con mangas largas para evitar las picaduras.

Las delegaciones recibieron información sobre esta infección que se transmite no sólo por la picadura del mosquito Aedes aegypti, sino también por las relaciones sexuales. El Comité Olímpico Internacional (COI) les envió a los comités locales un texto adaptado de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Los eventos masivos, como los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, atraen a una gran cantidad de individuos vulnerables y pueden amplificar la transmisión [de una infección], lo que favorece la diseminación internacional de una enfermedad transmisible", definió el Comité de Emergencia de la OMS. Sus integrantes evaluaron que el riesgo individual no varía "con o sin un evento masivo". Eso sí, aclararon que se puede reducir "con buenas medidas de salud pública".

Además de las medidas básicas de prevención, como el uso correcto de repelente y prendas que cubran las extremidades, la OMS aconseja que las embarazadas no viajen para prevenir complicaciones fetales.

Quienes lo hagan, al volver, deberían abstenerse de tener relaciones sexuales o tenerlas de manera segura durante por lo menos dos meses. A las parejas que hayan viajado y estén planeando tener un bebe se les recomienda esa misma espera, con una excepción. "Si antes de ese período o durante éste aparecen síntomas (erupción, fiebre, dolor articular o conjuntivitis), los hombres deberán abstenerse de tener...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA