Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA III, 23 de Abril de 2018, expediente CNT 001055/2014/CA001

Fecha de Resolución23 de Abril de 2018
EmisorCÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA III

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA. CAUSA NRO. 1055/2014: AUTOS “TELLO ORLANDO CUSTODIO C/ RENAULT ARGENTINA SOCIEDAD ANONIMA S/ DESPIDO”.- JUZGADO NRO. 9 En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a 23/04/2018 reunidos en la Sala de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso deducido contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

EL Dr. A.H.P., dijo:

Contra la sentencia de la anterior instancia que desestimó en su totalidad el reclamo contenido en la demanda, al considerar que no se ha acreditado una relación laboral entre el actor y las demandadas, recurre el primero a mérito del memorial obrante a fs. 462/474, con réplica de sus contrarios de fs. 476/484 y fs. 490/492. .

En orden al tratamiento de la pretensión recursiva, he de comenzar señalando que, pese a la ambigua posición asumida por ambas demandadas en el responde respecto de la naturaleza de los vínculos existentes entre ellas, la prueba pericial contable, no cuestionada en este aspecto, da cuenta que entre el año 1999 y año 2013, el co-demandado V. facturó servicios como proveedor de Renault Argentina S.A., bajo el nombre de Fantasía “Mega Sport”, relativos a traslado, movimiento y reparación de vehículos (fs.415vta/416, punto 4 de la prueba de la demandada Renault).

Aun cuando en el marco de la respuesta al memorial de su contraria, Renault Argentina S.A. insista en señalar que V. ha sido proveedor de servicios a través de su taller de reparación, chapa y pintura, cual si la actividad se limitara a la reparación de vehículos que Renault le derivaba, no solo no ha producido prueba alguna en tal sentido, sino que la índole de los servicios prestados resulta elucidada a través de los testimonios de Buñes (fs.

255), T. (fs.258) y Aimini (fs. 387), quienes ratificando lo que emerge del informe del Museo Renault de fs.311, dan cuenta que al margen de las tareas relativas a su taller mecánico y a la preparación de autos de competición, actividades que no ha probado que hiciera para Renault, hacía traslado de autos en función de eventos de promoción, tal como lo sostuviera el actor en el inicio.

En tal sentido, se observa que B., quien dice haber trabajado en el área de marketing de Renault entre 2003 y 2008, refirió que se pedían traslados puntuales de algunas unidades a V. para la preparación de eventos, Aimini, que prestó servicios en Renault en el área de servicios, reconoció en la audiencia al actor de haberlo visto en la empresa y señaló que los vehículos que eran llevados a los eventos lo eran por una persona que venía con V., cuyo nombre dice no recordar, en un “chatón”, mientras T., empleada administrativa de V., aunque ubica al propio demandado como la persona que hacía los traslados de autos para eventos o filmaciones “en una master que era de Renault”, en definitiva concuerda con aquellos en Fecha de firma: 23/04/2018 la existencia de los referidos servicios destinados al traslado de unidades para Firmado por: D.R.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.G., SECRETARIA Firmado por: A.H.P., JUEZ DE CAMARA #20785901#204232156#20180423095322206 Poder Judicial de la Nación la realización de determinados eventos, marco en el que se inserta como coincidente el retiro de la unidad Torino 380 w “cupé” con destino al autódromo O.A.G. que informa el Museo de Automovilismo J.M.F., el cual destaca no solo que la unidad fue retirada por V. competición sino también, en punto de relevancia para la causa, que quien lo hizo por tal empresa fue el Sr. Orlando Custodio Tello con la unidad DUH 590 de propiedad de Renault, sin duda alguna por cuenta y orden de Renault Argentina, quien figura como el asegurado en la póliza de seguros relativa al traslado de la unidad hacia el evento (fs. 299/311).

Cierto es que el solo hecho de que V. prestara tal servicio a Renault no demuestra de por sí la intervención del actor en la actividad, y menos aún que lo hiciera con la frecuencia y continuidad que señala en el inicio, cuando, de por sí, los testimonios atribuyen a la propia producción de tales servicios carácter esporádico, relacionados con eventos promocionales.

No obstante, aun con tal carácter esporádico, la prestación de servicios de T. en el marco de la organización de V. en orden a la provisión de traslados para Renault se encuentra acreditada no solo por la aludida participación del actor en el retiro de la unidad del Museo Renault, realizada con la camioneta patente DUH 590 de titularidad de Renault (fs.

373/377, informe del Registro Automotor), sino por el reconocimiento de Buñes respecto de la autorización para traslados de autos de fs 66/67 y de Aimini respecto de la credencial identificada con la letra S, la cual “es una de las credenciales que daban en la flota de Renault para las personas que se los autorizaba para manejar autos”, extendida por él, las cuales, más allá de la incorrecta denominación del nombre del actor y de su número de documento, resulta coherente con el marco general descripto con anterioridad y favorecido por la presunción que a la luz del art. 356 inc. 1ro del CPCCN emana de la postura evasiva de las demandadas en sus respectivos respondes, quienes pudiendo poner en claro la naturaleza de sus relaciones comerciales ante el tribunal no lo han hecho.

Cierto es que aun cuando el art. 23 de la LCT señala que la prestación de servicios permite presumir la existencia de un contrato de trabajo (naturalmente dependiente), la presunción no se proyectaría necesariamente sobre el tiempo o duración de los servicios, ni sobre las circunstancias en que éste se desarrolló. No obstante, acreditado el vínculo, la falta de exhibición o requerimiento judicial o administrativo del libro, registro, planilla u otros elementos de contralor previstos por los artículos 52 y 54, debe ser tenida como presunción a favor de las afirmaciones del trabajador o de sus causa-

habientes, sobre las circunstancias que debían constar en tales asientos, tal como la fecha de ingreso y las remuneraciones asignadas y...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR