Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 31 de Octubre de 2019, expediente CNT 020712/2017/CA001

Fecha de Resolución31 de Octubre de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO SALA I SENTENCIA DEFINITIVA 94171 CAUSA NRO. 20712/17 AUTOS: TELARROJA, L.G. c/ OMINT ART S.A. s/ ACCIDENTE-LEY ESPECIAL”

JUZGADO NRO. 2 SALA I En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 31 días del mes de octubre de 2019, reunida la S. Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La Dra. M.C.H. dijo:

  1. Contra la sentencia de fs. 140/144 se alza el actor a tenor del memorial de fs. 146/148 y vta. y la demandada a fs. 150/161, presentaciones que merecieron las réplicas de fs. 167/170 y 162/164, respectivamente.

    De su lado, la representación letrada de la parte actora apela sus honorarios, por considerarlos reducidos (fs.145).

  2. Tengo presente que el Sr. T. relató en su demanda que el día 23/06/2016, mientras se dirigía a su lugar de trabajo, fue interceptado por dos sujetos, quienes con la intención de robar sus pertenencias, lo atacaron con un arma blanca y le produjeron un corte en la mano izquierda. Refirió que fue atendido por cuenta y orden de la ART demandada en el Centro Médico Integral Fitz Roy S.A., donde luego de practicarle los estudios correspondientes, le diagnosticaron “herida severa en el miembro superior izquierdo, evidenciándose corte de tendones, afección de falanges y metacarpio de dedo pulgar…”. Seguidamente, señaló que luego de un mes fue sometido a una intervención quirúrgica en la Clínica Privada Monte Grande S.A. y a un tratamiento kinesiológico. Por último, manifestó que le otorgaron el alta médica a fines del mes de octubre de 2016 (fs. 14 y vta.).

    Por su parte, la aseguradora reconoció el contrato de afiliación con la empleadora del actor, admitió que recibió la denuncia del siniestro relatado y que otorgó las prestaciones correspondientes. Por último, manifestó que dispuso el alta médica el día 31/12/2016 (fs. 58 vta.).

  3. El Sr. Juez a-quo hizo lugar al reclamo incoado por el actor. Para así

    decidir, tomó en consideración lo informado por el perito médico a fs. 98/101 y determinó que el Sr. T. era portador de una incapacidad del 23,73% de la total Fecha de firma: 31/10/2019 Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIA DE CAMARA Firmado por: G.A.V., JUEZA DE CAMARA Firmado por: M.C.H., JUEZA DE CAMARA Firmado por: C.P., JUEZ DE CAMARA (SUBROGANTE)

  4. El accionante se agravia porque, según sostiene, el sentenciante de grado se apartó de lo dictaminado por el perito, quien había establecido la incapacidad en el 27,51 % de la total obrera y por la fecha en la que el a-quo dispuso el comienzo del cómputo de los intereses.

    De su lado, la demandada plantea que la sentencia de primera instancia viola el principio de congruencia porque el sentenciante de grado no aplicó el baremo de ley y porque condenó por una “enfermedad no contemplada en ley de riesgos de trabajo y falló extra petita”. Además, cuestiona la tasa de interés aplicada, la fecha a partir de la cual se decidió que comenzarán a computarse los intereses, la imposición de costas y los porcentajes de honorarios regulados a los profesionales intervinientes.

  5. Por razones de orden metodológico, examinaré, en primer término, los agravios expresados por la demandada. Esta última, reitero, plantea la violación del principio de congruencia por falta de aplicación del baremo de ley y porque el sentenciante de grado falló extra petita.

    En primer lugar, advierto que la recurrente no indica específicamente la razón por la cual la sentencia transgrede el principio de congruencia; antes bien, se limita a discrepar genéricamente con el fallo. En este aspecto observo que la queja no cumple con los requisitos establecidos en el art. 116 de la LO.

    Merece puntualizarse que la expresión de agravios debe constituir una exposición fundada en derecho que contenga un análisis serio, razonado y crítico de la sentencia recurrida, expresando argumentos en los que se sustenta la solución adoptada en el decisorio, invocando aquella prueba cuya valoración se considera desacertada o poniendo de manifiesto una incorrecta interpretación de las normas declaradas aplicables a la controversia.

    La exigencia de que el memorial contenga una crítica detallada y concreta de todos y cada uno de los puntos del decisorio apelado, demostrativa de qué es erróneo, injusto o contrario a derecho, no es meramente ritual, puesto que dicho escrito hace las veces de “demanda dirigida al superior”, por lo que su contenido determina los límites precisos de la actividad revisora (conf. CNAT, S.V., 16/11/87, DT, 1988-623, citada por P., M.Á. y otros en Manual de Derecho Procesal del Trabajo, Editorial Astrea, 2004, pág. 266).

    De todas maneras, y al margen de ello, destaco que se verifica, en la presente causa, un estricto cumplimiento al principio de congruencia entre lo solicitado por el actor en la demanda y lo decido en grado. Así, observo que el accionante reclamó con fundamento en la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba