Teixeira, un presidente sin salida

 
EXTRACTO GRATUITO

RIO DE JANEIRO.- Envuelto en escándalos de corrupción y enfrentado al gobierno, el jefe máximo del fútbol brasileño, Ricardo Teixeira, renunció ayer a la presidencia de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), cargo que mantuvo durante los últimos 23 años, y también a la conducción del Comité Organizador del Mundial de Fútbol de 2014.Teixeira, de 64 años, ya se encontraba en una renovada licencia médica desde la semana pasada, y quien asumirá ambos puestos es el presidente en ejercicio de la CBF, José María Marin, de 79 años y ex gobernador del Estado de San Pablo durante el último gobierno militar. Aunque se especulaba con que la salida del mandamás del fútbol brasileño podría llevar al cambio del estatuto o a elecciones para definir a su sucesor, Marin ya anunció que se mantendrá al frente de la entidad hasta 2015, cuando terminaba el mandato de Teixeira y como prevé el reglamento."Dejo la presidencia de la CBF de forma permanente con la convicción de una misión cumplida", señaló en una carta Teixeira, a quien se lo ha comparado muchas veces con Julio Grondona, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino desde 1979, y también salpicado por varios escándalos.La presión sobre Teixeira había aumentado significativamente en las últimas semanas, luego de que la prensa denunció supuestos sobrecostos de un partido amistoso entre Brasil y Portugal en 2008, por la que era investigado por la Justicia. Ya había sido acusado varias veces de irregularidades y nepotismo, aunque jamás fue condenado.Su nombre integraba la lista de dirigentes de la FIFA que en la década del 90 habrían recibido millonarios sobornos de la empresa de publicidad ISL, que gestionaba la venta de derechos de transmisión de torneos internacionales. Teixeira también fue investigado por apropiación indebida de fondos y lavado de dinero en el esquema de auspicio de la empresa Nike a la CBF. Más recientemente, fue acusado por el ex presidente de la Asociación de Fútbol de Inglaterra, David Triesman, de conducta inapropiada en el proceso de selección de la sede del Mundial de 2018, que tendrá a Rusia como escenario.Su alejamiento del CBF, en momentos en que Brasil se prepara para celebrar el Mundial de 2014, pone fin a sus sueños de suceder a Joseph Blatter al frente de la FIFA a partir de 2015. La relación de Teixeira con el gobierno brasileño empeoró desde que el año pasado asumió la presidenta Dilma Rousseff, quien había impulsado una organización más transparente y había presionado para...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA