El teatro y las agresiones nunca suman

 
EXTRACTO GRATUITO

Las imágenes que llegaron a todo el país de los violentos tomando el control de la escena en Santa Fe, como en otras tantas canchas a lo largo de tantos años, impactaron. Será que uno aún no se acostumbra (o no acepta) a ver cómo un par de enajenados cortan un alambrado como si se tratara de deshacer una sencilla telaraña, aunque a estas alturas nada debería sorprendernos. Ese atisbo de catástrofe que se vivió antes del clásico Colón-Unión nos retrotrajo a varias jornadas negras que sufrió nuestro fútbol en las últimas temporadas.Ahora bien, mientras desde las dirigencias urge la búsqueda de soluciones, no estaría nada mal que esos mismos directivos puedan, en la semana previa, hablar con sus jugadores. Porque es verdad que hay una sociedad enferma que canaliza sus frustraciones en una cancha. Pero no menos cierto es que muchas veces, los futbolistas con sus actitudes complican el panorama general y ayudan a echar leña a un fuego que a estas alturas parece incontrolable. Cuando habían pasado poco más de 20 minutos, el defensor Maximiliano Lugo entró de una forma tan violenta contra el pobre Facundo Curuchet, que no lo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA