El taxista violento podría recibir hasta dos años de cárcel por sus antecedentes

 
EXTRACTO GRATUITO

A los empujones, abriéndose paso entre los periodistas que lo aguardaban en la puerta de la Unidad Fiscal Norte, el taxista Claudio Rímolo llegó para explicar su violenta reacción frente a un automovilista en el incidente de tránsito que ocurrió el viernes pasado en una esquina de Villa Urquiza. No habló. Solo escuchó las acusaciones que pesaban en su contra y se fue a su casa con dos certezas: y se expuso a un juicio oral que podría condenarlo hasta a dos años de prisión efectiva.Sus antecedentes por robo, hurto, resistencia a la autoridad y abuso de armas se volvieron en contra del taxista que se tomó a golpes de puño con Fabio Rojas, de 50 años, quien conducía un Chevrolet Corsa en la esquina de La Pampa y Combatientes de Malvinas cuando comenzó la gresca que quedó registrada en video. Por ese episodio, Rímolo está acusado de lesiones y daños; la buena noticia para él es que no prosperó el pedido del abogado del damnificado, quien solicitó cambiar la carátula a"Rímolo fue declarado reincidente en otros casos y esa situación le impide que, ante una próxima condena, la pena sea en suspenso. Si Rímolo es condenado deberá ser una pena de cumplimiento efectivo", aclaró el fiscal Norberto Brotto, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 2 de la ciudad, que interviene en la causa.A media mañana de ayer, el taxista llegó a la dependencia acompañado por su abogado, Martín Castillo, para ser indagado por el fiscal. Rímolo no habló sobre lo sucedido, solo se mostró compungido y hasta en algún momento se le quebró la voz cuando aclaraba que presentará un escrito en el que explicará todos los hechos según su visión. De acuerdo con el video que se viralizó en las redes sociales, a raíz del que intervino la Justicia porteña, Rímolo bajó del taxi para pegarle a Rojas, golpeó el otro vehículo provocándole daños en el parabrisas y una vez subido al taxi lo chocó violentamente en reversa. Junto a él viajaban su mujer y su bebé.La discusión empezó dos cuadras antes, en Triunvirato y La Pampa, una zona caliente para circular por el tránsito fluido y los insultos que suelen ser corrientes, aunque sin llegar al desenlace que tuvo el del viernes.El pedido de prisión preventiva derivó en la modalidad domiciliaria por un acuerdo entre la fiscalía y la defensa del damnificado, Rojas, a solicitud del acusado y con el argumento de un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA