Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Sala M, 13 de Octubre de 2015, expediente CIV 009625/2009

Fecha de Resolución13 de Octubre de 2015
EmisorSala M

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M 9625/2009 T.L.M. s/SUCESION AB-INTESTATO Buenos Aires, 13 de octubre de 2015.-

VISTOS

Y CONSIDERANDO:

  1. Los herederos recurrieron la resolución de fs. 36, mediante la cual se rechazó la inscripción de la declaratoria de herederos conjuntamente con la cesión de derechos hereditarios realizada según escritura de fs. 33/34.

    A fs. 39/51, obra el memorial de agravios. Se cuestionó el decisorio por entender que es plenamente válida la cesión de derechos hereditarios que la cónyuge supérstite efectuó sobre su porción de los bienes gananciales, ya que con la muerte del causante se disolvió la sociedad conyugal, lo que habilita a realizar tal acto en este proceso.

  2. A fs. 33/34, obra la escritura pública por la cual la cónyuge supérstite A.J.R. y los herederos M.L.T. y A.C.T., instrumentaron la cesión gratuita de todos los derechos y acciones hereditarios, incluyendo los gananciales, a favor del heredero C.A.T..

    El a-quo rechazó la cesión, respecto del 50%

    de los bienes gananciales, por no integrar el acervo hereditario.

  3. Sabido es que en el derecho argentino los cónyuges poseen vocación hereditaria, concurren con ascendientes o descendientes sobre los bienes propios, en tanto que son desplazados por estos últimos cuando se trata de bienes gananciales, sobre los que heredarán únicamente en el supuesto de que no opere dicho desplazamiento (conf. arts. 3570, 3571, 3572 y 3576 del Código Civil, hoy arts. 2424, 2450, 2433 del CCyCN).

    Fecha de firma: 13/10/2015 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA Si a la muerte del causante quedan bienes gananciales, el acto particionario servirá también para liquidar la sociedad conyugal y adjudicar la mitad de los gananciales al cónyuge supérstite.

    En efecto, en el acto particionario hay que separar los bienes propios de los gananciales, excluyendo la mitad de estos últimos por corresponder al cónyuge supérstite como socio. El valor de la mitad de los bienes gananciales se separa de la masa hereditaria partible, pues no integra la herencia. No obstante, en la operación particionaria se adjudicarán al cónyuge supérstite, bienes concretos suficientes para cubrir la porción de gananciales a que tiene derecho a título propio como socio de la disuelta sociedad conyugal.

    Ello sin perjuicio de que también se le adjudique a título de heredero la porción de bienes propios del causante que le...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba