Tasas y unidad del PJ, la pelea que se viene en la Legislatura

La tropa de diputados provinciales de se encamina a sancionar este jueves que pagan los bonaerenses junto a las boletas de la luz y el agua. Si, como se prevé, la ley se vota, será un alivio del 6% y el 4%, respectivamente en esas boletas, para el bolsillo de los consumidores, a la vez que un golpe a las arcas de los 135 intendentes, porque implicaría un recorte de $1300 millones en sus ingresos.

Pero, sobre todo, será un nuevo baldazo de agua fría para los peronistas que se ilusionan con empezar a forjar la unidad opositora, de cara a 2019. ¿Por qué? Porque está en minoría frente al panperonismo en la : 44 votos contra 47, más un diputado del FIT. En otras palabras, para alcanzar a sancionar la ley la gobernadora necesita meter una cuña en : conseguir tres votos o cuatro ausencias opositoras.

Y parece que lo logrará. El pronóstico no es de Cambiemos, que prefiere ensayar fórmulas pesimistas para no agitar las aguas en la previa de la votación. Cerca de Vidal señalan que el panorama todavía no está claro y que será una semana de conversaciones con todos: con Sergio Massa (doce diputados) y con Martín Insaurralde, intendente de Lomas de Zamora y uno de los referentes del PJ "racional" que encarna el bloque Unidad y Renovación (ocho bancas).

El pronóstico pesimista viene del propio peronismo: hasta ayer, todos los legisladores opositores consultados por LA NACION se resignaban y daban por seguro que Vidal logrará quebrar el intento de unidad que kirchneristas, peronistas y massistas declaman en público.

Ponen la mira (y con ella, buscan generar presión) en dos bloques de dos diputados cada uno que se desprendieron del Frente para la Victoria. El primero es Convicción Peronista, conformado por Patricia Cubría (esposa del líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico) y María Alejandra Martínez, quien llegó a la banca de la mano del exintendente de Mar del Plata Gustavo Pulti.

El otro bloque es Peronismo Kirchnerista, integrado por dos excamporistas: José Ottavis, quien llegó a ser vicepresidente de la Cámara baja, pero desde 2015 inició un derrotero que lo alejó de sus exsocios, y Rocío Giaccone, oriunda de Junín y reconocida por su hiperactividad en la Cámara, al punto que Cambiemos le permitió mantener la presidencia de una de las tres comisiones "grandes": Legislación General.

Sobre "aprietes" y "unidades"

Ese escenario de ruptura tuvo una suerte de confirmación anteayer, cuando se reunieron en un plenario los diputados de tres...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba