Las tareas escolares, el juego y el aprendizaje

 
EXTRACTO GRATUITO

Los bien conocidos "deberes escolares" para realizar en la casa suelen ser materia de discusión. Las quejas en el ámbito hogareño se fundan en que, a veces, la extensión de los trabajos absorbe demasiado tiempo al alumno y le impide cumplir con otras obligaciones. Así, también, se hace referencia a la falta de recursos de numerosos chicos para resolverlos satisfactoriamente.

Con cierto tono de queja, algunos padres acuden a un argumento no exento de lógica: si a las horas de actividad en la escuela se les suman las que demanda el trabajo en la casa, a los chicos se les cancelan otras posibilidades de actividades como el juego, el deporte o bien tareas de cooperación en la vida familiar.

Desde luego, no es aconsejable abrumar a los alumnos con otras tareas más allá de las aulas, sobre todo cuando concurren a establecimientos de doble escolaridad. En ese caso, es obvio que los docentes deben ser muy mesurados para requerir trabajos para realizar fuera del horario de clases.

En cambio, otra es la situación en las escuelas de un turno, en las cuales podría justificarse que el alumno afirme los conocimientos mediante tareas de resolución de problemas, de búsqueda de información de temas científicos o reiterando ejercicios a fin de adquirir mejor dominio de lo aprendido.

Está en la habilidad del docente proponer trabajos que estimulen la imaginación, que movilicen las operaciones de la inteligencia y den curso a otras habilidades, como puede ser el dibujo o la lectura. Hay aprendizajes que reclaman repetición, como la conjugación de verbos. En otros casos, se convoca a innovar, como ocurre al redactar. Hay diversidad de tareas adecuadas entre las cuales el docente puede seleccionar las más apropiadas y que mejor se ajusten a una razonable inversión de tiempo que no limite al alumno y pueda así realizar otras actividades positivas.

En esa estimación del maestro o profesor también se incluye no sólo evaluar con acierto el tiempo y las dificultades de una labor sino...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA