Tan simple y tan difícil como hacer cumplir la ley

 
EXTRACTO GRATUITO

Resulta curioso cómo frente a la inacción o la desidia de algunos jueces nuestros gobernantes tienden a buscar soluciones "novedosas" que sirvan para poner coto a hechos delictivos aun cuando nuestro sistema punitivo las prevé sabiamente, alejado de peligrosas alternativas abolicionistas como las que propuso instalar.La creatividad a la hora de delinquir no tiene límites. También en esto la globalización ha servido para extender prácticas indeseables. Cada vez más, asistimos a la violenta y muchas veces fatal actuación de asociaciones ilícitas organizadas para robar usando motos o bicicletas que, hace ya unos años, dieron lugar a los neologismos "motochorro" y "bicichorro". Otra metodología de robo extendida es la de "piraña", que define el ataque simultáneo de un grupo numeroso sobre una o más víctimas.Desde los albores de nuestra normativa penal, estos modos de delinquir son taxativamente condenados; tal el caso del robo cometido en poblado y en banda, descripto y castigado por todas las normas que siguieron el proyecto de Código Penal de 1891. El vigente sanciona el robo cometido en poblado y en banda, esto es, según los maestros del derecho penal argentino Ricardo C. Núñez y Sebastián Soler, el que se comete en lugares poblados por una asociación de individuos reunidos con una objetividad delictuosa indeterminada. Esto es así en relación con la mayor peligrosidad que conlleva la acción delictiva en conjunto.La Cámara Federal de Casación Penal ha dicho que el género banda, previsto en el Código Penal como agravante del robo, se refiere a la pluralidad de sujetos involucrados -tres o más sin importar que esa banda esté organizada como una asociación ilícita. La despedida del delincuente abatido por Ernesto Crescenti con disparos de armas de fuego al aire, a la que ya nos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA