Tambores de Guerra

Autor:Mirador Nacional Revista Científica
RESUMEN

Una larga tertulia en Olivos comenzó anteanoche y duró hasta las 5 de la madrugada de ayer (...)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Los Kirchner y sus íntimos quieren dividir y desgastar al agro

Una larga tertulia en Olivos comenzó anteanoche y duró hasta las 5 de la madrugada de ayer. El gobierno de Cristina Kirchner evaluó allí sus próximos pasos en la guerra que le declaró al campo. Terminó de decidir en esa trasnoche que ayer cancelaría la reunión y el diálogo con las cuatro entidades del agro.

Según pudo saber LA NACION, el ex presidente Néstor Kirchner condujo ese "análisis de situación". El argumento para no recibir al campo sería el "tono opositor y desestabilizador" del acto del ruralismo anteayer en Rosario. Parte de la estrategia para cancelar la reunión era que el jefe del Gabinete, Alberto Fernández, la confirmara hasta la madrugada de ayer para que los diarios de ayer difundieran la eventual "predisposición dialoguista" del Gobierno.

Es parte de la batalla por ganarse la opinión pública. El campo y sus críticas serían, al día siguiente (es decir, ayer), los "culpables de haber roto el diálogo". Fue lo que dijo Fernández ayer, cuando oficializó la cancelación, sin previa notificación a las entidades agrarias.

Desde el sábado último, tal como anticipó LA NACION, Kirchner tenía decidido que si el acto de Rosario tenía un "tono politizado", que descontaba por otro lado, "el Gobierno no recibiría ayer a las entidades". Eso ocurrió.

También Kirchner ordenó en Olivos preparar un decreto para corregir el efecto de las retenciones, pero ya sin negociarlo con el campo. Desistió de anunciarlo ayer porque, según fuentes oficiales, "antes se evaluará la reacción del campo" al desplante oficial. Si las entidades reaccionan hoy en forma mesurada, dicen que volvería a menearse una reunión o el decreto. Dependerá del tono de las palabras y las acciones de los ruralistas.

En la madrugada de Olivos, Kirchner decidió, además, que hoy, a las 18, reunirá al consejo nacional del PJ para disciplinar a los gobernadores y a los intendentes con el gobierno de Cristina Kirchner. El viernes se lo adelantó a los gobernadores. El tema: el campo.

Su estrategia, ahora, es dilatar la solución para el agro para dividirlo y desgastarlo. Cualquier remedio llegará cuando Kirchner considere que negociará en términos favorables para el gobierno de su esposa y ella no sea una derrotada en lo político.

"Como Blumberg"

Su malestar es con Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria, y con Alfredo De Angeli, titular de la sede entrerriana de esa entidad. "Están iniciando una campaña política. Les está pasando lo mismo que a Juan Carlos Blumberg. Nunca hicieron política y van a terminar como él", se comentó cerca de Kirchner.

Cree, además, que el campo no se conforma ahora con corregir las retenciones, sino que plantea suspender la resolución del 11 de marzo. "Y eso no lo vamos a hacer", señaló en la intimidad. "En esas condiciones y con esos discursos, no se puede negociar", dijo el ex presidente.

Según pudo saber LA NACION, Cristina Kirchner se fue a dormir a las 2 de la madrugada. Alberto Fernández y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, se retiraron a las 23 de anteayer. El ministro de Planificación, Julio De Vido, y el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, se fueron un poco más tarde. Y el ex presidente permaneció hasta las 5 con los íntimos, entre ellos Rudy Ulloa Igor, su álter ego y empresario mediático, y algunos secretarios privados de los Kirchner, como Fabián Gutiérrez.

Allí se resolvió "marcarles la cancha" a Buzzi y a De Angeli. No hubo tantos cuestionamientos a los demás presidentes de las entidades. "La actitud será de firmeza con Buzzi y De Angeli, pero sin salir aún con los botines de punta", dijo un miembro del entorno. No obstante, en la Casa Rosada repetían que "De Angeli le arrienda 650 hectáreas a [el empresario fallecido] Alfredo Yabrán".

En Olivos molestó que Buzzi dijera que "el gobierno de los Kirchner es un obstáculo para el crecimiento" y que De Angeli asegurara que "el Gobierno quiere más pobres para que lo vayan a aplaudir a los actos". Y razonaron: "A Cristina la votaron en octubre. Quieren desestabilizarla. Para sacarla, deberán esperar tres años", dijeron.

Sin embargo, Kirchner no habilitará, por ahora, a sus cruzados Luis D´ Elía y Guillermo Moreno para la pelea con el campo. Si el enfrentamiento crece, entonces sí recobrarían protagonismo en el conflicto.

Durísima embestida del PJ contra el campo

Calificó la protesta de los ruralistas como un "ataque antidemócratico con ánimo destituyente". Y realizó una enérgica defensa de la gestión de Cristina Kirchner. Fue luego de una reunión de casi una hora, convocada por el ex presidente Néstor Kirchner y que contó con presentismo casi total de dirigentes.

El campo le falta el respeto a la voluntad popular", afirmó la Mesa Ejecutiva del PJ.

"A casi 80 días del comienzo del conflicto, todo vuelve a fojas cero". El Consejo del Partido Justicialista, con el ex presidente Néstor Kirchner a la cabeza, envió formalmente esta noche su respaldo al Gobierno condimentado con fortísimas críticas al campo, al que acusó de llevar adelante "un ataque antidemocrático con ánimo destituyente". La postura del...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA