Tabaco, impuestos y salud

 
EXTRACTO GRATUITO

El Gobierno ha elevado fuertemente la alícuota del impuesto al tabaco, aumento que, según se prevé, incidirá en la reducción del consumo. De lograrse, ayudaría a disminuir graves enfermedades que afectan con frecuencia al fumador. La medida impositiva, que consideramos apropiada, se funda en la experiencia de numerosos países que han seguido las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud que, a partir de 2003 y sobre la base del Convenio Marco para el Control del Tabaco, estableció una normativa ratificada por 179 países -entre los que hasta ahora no se encuentra la Argentina-, en respuesta a la preocupación mundial provocada por la propagación del tabaquismo.

Es importante destacar que a partir de ese acuerdo no solamente se ha buscado reducir el consumo del tabaco, sino también la exposición a su humo. A ello se suman otras consecuencias sociales y económicas, también muy negativas. En ese sentido, se dieron a conocer oportunamente medidas de control recomendadas por la OMS con el fin de limitar esos males, entre ellas, la suba impositiva.

En nuestro caso, la decisión gubernamental supone un incremento del 60% en el precio del atado, lo que supera cualquier aumento de los últimos tres lustros. Andrés Pichon Rivière, investigador del Conicet, sostuvo que aun así no resulta caro si se lo compara con países como los Estados Unidos, donde el atado cuesta unos ocho dólares.

La...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA