Sylvia Beach y el fantasma de Joyce

 
EXTRACTO GRATUITO

No resulta tan difícil reconstruir la apretada y algo laberíntica estructura de Shakespeare and Company, la conocida librería anglófona de París. A la izquierda, ordenados alfabéticamente por autor, están los sobrecargados anaqueles de ficción. Del mismo lado, en una sala anexa, se ven pilas y pilas de ensayos. Al fondo el sector de poesía y cientos de libros dedicados a la vida y obra del isabelino que le da nombre al lugar.No es que tenga un gran sentido de la orientación, ni siquiera memoria. La explicación es que anduve por la famosa librería hace pocos meses. En el primer piso, al que se llega por una escalera estrechísima se escucha un piano. Alguien improvisa en el rincón más apartado una balada sin nombre. Tiene aire de jazzman desordenado. Si hubiera que buscarle un parangón, diría que es parecidísimo a Charles Mingus (que era contrabajista, pero también tocaba el piano). Al sentirse observado, el hombre bufa en inglés y se va con lentitud, como si estuviera en su casa. Tal vez no sea más que otro tumbleweed, que es como llaman en el lugar a los artistas a los que les permiten pasar la noche a cambio de alguna contribución. Fue esa experiencia de primera mano -la imagen de ese pianista misterioso- la que me vino al recuerdo hace unos días, al enterarme de que la librería cumplía cien años. Después apareció Sylvia Beach, la fundadora de Shakespeare and Company, la expatriada estadounidense que en 1922 se animó a publicar Ulises, de James Joyce, novela doblemente escandalosa, por vanguardista y, para los cánones de la época, "inmoral". Tardé un poco en desanudar ese confuso nudo, en decirme que la Shakespeare&Co actual -ubicada frente al río Sena y con vista a la catedral de Notre-Dame- no es exactamente la misma que estuvo ubicada en el 12 de la rue Odeon, donde hoy es conmemorada por una sobria plaqueta.La homonimia tiene su lado de oscuridad. Se dice que Beach le legó verbalmente el nombre a su compatriota George Whitman, un bohemio trotamundos, para que se lo pusiera a su propia librería. Esa librería ya existía desde 1951 en el mismo emplazamiento de hoy con otro nombre (Le Mistral) y solo tras la muerte de Beach, en 1962, pasó a llamarse como desde entonces la conocemos. Un joyceano al que trato seguido siente tirria por la versión contemporánea de Shakespeare and Company: la considera, lisa y llanamente, un fake. Por mi parte no estoy tan seguro. Más allá del oportunismo del nombre, la librería construyó un linaje propio. Más...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA