Susana Giménez le ganó a la política, pero no podrá tener ayuda bíblica todos los domingos

 
EXTRACTO GRATUITO

Los números del domingo más competitivo que la TV abierta vivió en muchísimo tiempo dicen que Susana Giménez le ganó a toda la política junta. Quienes lo afirman no se equivocan, pero se trata de una verdad incompleta. El triunfo de Susana, nítido, incuestionable, adquiere todavía más valor si se lo incluye en una línea de tiempo: los 24,5 puntos de rating promedio que obtuvo en su vuelta marcan el registro más alto para ella y su programa en las últimas cinco temporadas.

Con todo, ese éxito debe verse en el fondo como instrumento de una victoria más importante. El gran ganador fue Telefé, que impuso su estrategia de fondo: poner toda la programación del domingo al servicio del programa que aspira a ganar (y varias veces lo consigue) durante toda la semana. Uno de los dos canales de la Argentina líderes en audiencia trabajó todo el tiempo para la victoria de una producción extranjera: Moisés y los diez mandamientos. ¿Un indicio de las estrategias presentes y futuras de los canales de aire?

De cualquier manera, el gran triunfo de Susana Giménez no debería verse como una derrota equivalente de la programación política del domingo. Otro regreso, el de Jorge Lanata, le dio a El Trece un rating promedio de 18 puntos exactos. Igual o más de lo que consigue en números Marcelo Tinelli en cada una de sus apariciones semanales. A Susana Giménez le tocó enfrentar mano a mano a tres canales abiertos con programas de índole política emitidos en vivo y en directo: Periodismo para todos (El Trece), La cornisa (América) y Día cero (Canal 9). Un cuarto, la TV Pública, no se alejó demasiado de ese perfil: programó para las 22 el segundo capítulo de una miniserie (Las palomas y las bombas) que gira alrededor del bombardeo a la Plaza de Mayo de 1955, y emitió por segunda vez, a las 20, Ronda de editores. ¿Un anticipo de un futuro mayor interés en los temas políticos de actualidad?

Queda Telefé como excepción ligada al entretenimiento puro. Con todo el despliegue de su producción puesto al servicio de los invitados brasileños, Susana esquivó toda referencia a la actualidad. Pero tocó el tema de soslayo en la charla con la inefable "abuela" de Antonio Gasalla. Ese segmento marcó el pico de rating de su programa. En ese momento (ya habían pasado las 23 de anteanoche), Lanata y Majul se habían despedido hasta la semana siguiente. También dejaron el living de Susana Guilherme Winter (Moisés) y Sergio Marone (Ramsés), las grandes figuras de la tira brasileña.

El...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA