Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial - Camara Comercial - Sala A, 8 de Octubre de 2018, expediente COM 020467/2016

Fecha de Resolución: 8 de Octubre de 2018
Emisor:Camara Comercial - Sala A

Poder Judicial de la Nación En Buenos Aires, a los 08 días del mes de octubre de dos mil dieciocho, se reúnen los Señores Jueces de Cámara en la S. de Acuerdos, con asistencia de la Sra. Prosecretaria Letrada de Cámara, para entender en los autos caratulados “SUPO SERVICIOS S.R.L.

c/ CONSORCIO DE PROPIETARIOS URUGUAY 385/87 s/ ORDINARIO”

(Expediente N° 20.467/2016), originarios del Juzgado del Fuero N° 27, Secretaría N° 53, en los cuales, como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo establecido en el art. 268 CPCC, resultó que debían votar en el siguiente orden: V.N.° 1, V.N.° 2 y V.N.° 3. Dado que la V.N.° 1 se halla actualmente vacante, la causa pasó para emitir primer voto al D.A.A.K.F. y,

luego, en segundo término, a la D.M.E.U., motivo por el cual solo estos dos últimos magistrados intervienen en el presente Acuerdo (art. 109, Reglamento para la Justicia Nacional).

Estudiados los autos se planteó la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

A la cuestión propuesta, el Señor Juez de Cámara Doctor A.A.K.F. dijo:

  1. Los hechos del caso.

    (1.) A fs. 106/111 Supo Servicios S.R.L. -en adelante, “Supo”- promovió

    demanda por “cobro de suma de dinero” contra “Consorcio de Propietarios Uruguay 385/87” –en adelante, “Consorcio Uruguay”–, procurando que se condenara a esta última parte al pago de la suma de pesos doscientos setenta y siete mil trescientos cincuenta y cuatro con cincuenta y siete centavos ($ 277.354,57), en concepto de servicios prestados y no abonados, todo ello con más sus respectivos intereses y costas.

    En respaldo de su pretensión, comenzó explicando que era una sociedad que brindaba servicios a terceros proveyendo personal para efectuar tareas de serenos,

    auxiliares de maestranza, mantenimiento, entre otras.

    Señaló que la accionada contrató con su parte los servicios de “auxiliares serenos” a fin de prestar dicho servicio en el edificio de copropietarios ubicado en la calle Uruguay 385 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Adujo que las actividades que se realizaban eran el control de acceso de personas y bienes en el domicilio ut supra indicado.

    Agregó que el 29.12.2010 celebró con la demandada un “contrato de provisión del servicio de auxiliares serenos” –el cual acompañó al escrito de demanda–, indicando asimismo que dicho acuerdo fue firmado por quien fuera el administrador de la accionada al momento de la celebración del convenio.

    Señaló que los pagos pocas veces se realizaban en término, pero que toleraba el incumplimiento de la demandada ya que los Consorcios de Propietarios tenían en general problemas de recaudación. Añadió que las tareas se facturaban por “hora Fecha de firma: 08/10/2018

    Alta en sistema: 06/12/2018

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Firmado(ante mi) por: V.C.P., Prosecretaria de Cámara #28925763#210360003#20181009111835657

    Poder Judicial de la Nación hombre” trabajadas –según lo que se desprendía de la cláusula 10 del contrato de marras– y que dicha facturación se encontraba asentada en los libros de control que utilizaba su parte, sin perjuicio del registro que poseía la sociedad.

    Indicó que en ese contexto comercial se relacionaban las partes hasta que la demandada finalmente dejó de abonar las facturas y que toleró dicho incumplimiento hasta que el saldo impago fue por sumas considerables, razón por la cual, previa intimación fehaciente al pago, cesó de otorgar el servicio a la accionada.

    Adujo que con fecha 15.10.2015 envió una carta documento a la emplazada a través de la cual le reclamó la suma devengada a esa fecha que se hallaba adeudada de pesos ciento sesenta y ocho mil trescientos cuarenta y cinco con un centavo ($ 178.345,01) y el vínculo comercial se mantuvo hasta el mes de diciembre del año 2015, momento en el cual su parte concluyó el servicio prestado a la demandada,

    extendiendo la última factura en el mes de diciembre de 2015.

    Agregó que con fecha 21.01.2016 remitió una carta documento a la accionada reclamando nuevamente las sumas adeudadas por esta última pero no recibió respuesta alguna, razón por la cual –tras varios intentos de llegar a un acuerdo económico– se vio obligada a iniciar la presente acción.

    Realizó liquidación de las sumas pretendidas y reclamó la facturación de las “horas hombre” adeudadas, intereses y una multa prevista en los arts. 11 y 14 del contrato celebrado por las partes y señaló que el monto se sujetaría a lo que arrojara la pericia contable a producirse en la causa y a lo que resolviera el judicante.

    Aclaró que la accionada se encontraba objetivamente en mora, ya que, más allá

    de la emisión y entrega oportuna de las facturas, la misma fue expresamente intimada mediante carta documento, la cual no respondió.

    (2.) Corrido el pertinente traslado de ley, la accionada “Consorcio Uruguay”

    compareció al juicio y contestó la demanda incoada mediante la presentación que corre agregada a fs. 228/232, solicitando su total rechazo, con costas.

    Comenzó efectuando una pormenorizada negativa de los extremos invocados por el accionante y desconoció puntualmente que los pagos pocas veces fueron realizados en término, que la actora toleraba incumplimientos, que el vínculo comercial se había extendido hasta el mes de diciembre del año 2015, que las facturas fueron entregadas a su parte y que se hubieran recibido las cartas-documento que la accionante dice haber enviado. Asimismo, desconoció la documentación en la que se volcaron las supuestas órdenes y horas realizadas por la contraria, argumentando que aquellas se confeccionaron de manera unilateral sin que aclarara de quiénes eran las firmas que lucían en ellas.

    A continuación, efectuó consideraciones generales respecto del contrato celebrado entre las partes, del principio de la autonomía de la voluntad, la buena fe y el Fecha de firma: 08/10/2018

    Alta en sistema: 06/12/2018

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Firmado(ante mi) por: V.C.P., Prosecretaria de Cámara #28925763#210360003#20181009111835657

    Poder Judicial de la Nación abuso del derecho. Señaló que existió un cambio de administración y denunció cierta complicidad o aprovechamiento del desorden imperante y la falta de control de las horas facturadas a raíz de ello. Adujo también que el importe reclamado no era correcto y que ello se verificaría con la prueba a producirse. También señaló que la tasa de interés era exorbitante, cuestionando también la procedencia de la multa pretendida por su entidad económica, postulando subsidiariamente su eventual morigeración.

    (3.) Abierta la causa a prueba y producidas las ofrecidas del modo que dio cuenta las certificaciones actuariales de fs. 339/339vta. y fs. 350, se pusieron los autos para alegar, habiendo hecho uso de tal derecho la parte actora a fs. 360/362 y la demandada a fs. 357/358, dictándose finalmente sentencia definitiva a fs. 365/371vta.

  2. La sentencia apelada.

    En el fallo apelado la Juez de grado hizo lugar parcialmente a la demanda deducida por la actora “Supo Servicios S.R.L.” y, a consecuencia de ello, condenó a la parte demandada “Consorcio de Propietarios Uruguay” a pagar a aquella la suma de pesos ciento ochenta y un mil quinientos sesenta y nueve con noventa centavos ($ 181.569,90), con más sus intereses compensatorios y punitorios sobre tal monto a calcularse desde la mora y hasta su efectivo pago. Asimismo, y en función del resultado del litigio, distribuyó las costas del juicio en un ochenta por ciento (80%) a cargo de la demandada y un veinte por ciento (20%) a cargo de la actora.

    Para arribar a esa decisión, comenzó indicando que, conforme a los antecedentes de la causa, la pretensión se fundó en un contrato de prestación de servicios de vigilancia en favor del Consorcio demandando, cuya suscripción de fecha 29.12.2010

    –que preveía en su cláusula 12 la renovación automática e indefinida– y duración denunciada por la actora –hasta el mes de diciembre de 2015– fueron acreditados en autos. A continuación, analizó las pruebas rendidas en la causa para fundar su decisión.

    Agregó que, aunque la contienda no se haya producido en el marco de un pleito entre comerciantes, debía dejarse asentado que las facturas reclamadas por períodos impagos se encontraban asentadas en los libros de la accionante –quien pagó el IVA

    correspondiente a las mismas–. Asimismo, respecto de los períodos impagos, señaló que se trataba de facturas emitidas por los servicios prestados durante junio de 2015 y los períodos completos de julio a diciembre de 2015, este último mes inclusive, cuya recepción le fue negada.

    Por otro lado, añadió que, respecto del precio, más allá de haberse negado la recepción de las facturas, lo cierto era que el contrato establecía que se fijaba por cantidad de “horas hombre” trabajadas –cláusula 10– y la parte demandada no opuso constancias de su parte para desvirtuar los registros en base a los cuales la parte actora determinó las “horas hombre” facturadas –más allá de algunas imprecisas alegaciones– y tampoco desvirtuó esta última parte, fundadamente, el valor asignado a la “hora Fecha de firma: 08/10/2018

    Alta en sistema: 06/12/2018

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Firmado(ante mi) por: V.C.P., Prosecretaria de Cámara #28925763#210360003#20181009111835657

    Poder Judicial de la Nación hombre” en los períodos presuntamente impagos.

    Señaló, asimismo, que el Consorcio guardó silencio frente a la intimación cursada a fin de que acompañara sus propios registros, razón por la cual, debía presumirse la efectiva configuración de las prestaciones reclamadas y la veracidad de las planillas de control llevadas por la demandante. Indicó que, acreditada la prestación del servicio y dada su presunta onerosidad, correspondía a la accionada invocar y acreditar un hecho impeditivo o extintivo de la obligación, pero no lo hizo.

    Añadió que las supuestas deficiencias en el servicio alegadas por la demandada...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba