Súper Picasso: el artista y su inagotable fábrica de generar noticias y escándalos

 
EXTRACTO GRATUITO

"La vida y el trabajo de Pablo Picasso están unidos a la historia del siglo XX. Yo no sé quién es el mejor pintor de nuestro tiempo. Pero sé que, con sus cambios brutales y asombrosos, su pintura es la pintura de nuestro tiempo", dijo Octavio Paz, en vida del pintor. Lo que el Nobel de Literatura mexicano no podía saber en ese momento es que, con el tiempo, Picasso terminaría siendo el artista más prolífico y más caro de todos los tiempos, motivo de enconados odios familiares, víctima de copistas y estafadores de toda laya.

Como tantas veces en el pasado, la herencia de Picasso volvió a ocupar los titulares hace escasas semanas. Tres meses después del proceso y la condena de su ex electricista, acusado de haber robado centenares de sus obras, la policía francesa abrió una nueva investigación y detuvo a un marchand d'art, tras una denuncia formulada por Catherine Hutin-Blay, hijastra del genio español. Hija de Jacqueline Roque, segunda esposa de Pablo Picasso, Catherine Hutin-Blay radicó esa denuncia en marzo, después de constatar que ciertas telas que le pertenecen habían aparecido en el mercado. Algunas figuraban en fotos de la colección del magnate ruso Dimitri Rybolovlev, presidente del club de fútbol AS Mónaco.

Como muchos herederos de obras de arte, Catherine Hutin-Blay había confiado esos cuadros al marchand Olivier Thomas para ser transportados desde el sur de Francia y depositados en cofres de seguridad en la región parisina. Respondiendo a la denuncia, el tribunal de París abrió el 23 de marzo una información judicial por "robo", "complicidad de robo" y "estafa".

El 13 de mayo, después de allanar la sociedad de transportes y conservación de obras Art Transit International en la capital francesa, los investigadores detuvieron y trasladaron a su gerente, Olivier Thomas, a los locales de la brigada de represión de la alta delincuencia (BRB, por sus siglas en francés) de la policía judicial de París. Poco después, Thomas fue dejado en libertad, pero la investigación sigue su curso.

Dos días antes de esa operación policial, Picasso se había transformado en el pintor más caro del planeta en Nueva York. Las mujeres de Argel (versión 0), una obra pintada en 1955, fue adjudicada por 179,4 millones de dólares a un comprador desconocido. Esa cifra representa un récord absoluto en la historia de la venta de cuadros. "Es una obra de arte del nivel del Guernica o de las Señoritas de Aviñón, había afirmado antes de la venta Loïc Gouzer, vicepresidente de Christie's. Según la casa de subastas, también se trataba de uno de los últimos grandes Picasso que aún quedaban en poder de un coleccionista privado. Las mujeres de Argel había sido vendido también por Christie's en 1997 por 32 millones de dólares.

Los expertos de la venta habían estimado en 140 millones de dólares esa tela de 1 m x 1,46 m, que representa una escena en un harén. Aunque el precio de base fue fijado en 100 millones, el teléfono se encargó de propulsar las ofertas hasta los 160 millones. Finalmente, integrando el 12% de comisión cobrado por Christie's, la venta final fue cerrada en la astronómica suma de 179,4...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA