Submarino ARA San Juan: la tragedia que desnudó el deterioro militar en el mejor momento de la gestión Macri

 
EXTRACTO GRATUITO

El destino quiso que la tragedia del se produjese en momentos en que la gestión de se hallaba prácticamente en su pico histórico de imagen favorable en la opinión pública. De acuerdo con la más reciente encuesta de Poliarquía, por primera vez desde que asumió el actual Presidente, hay más argentinos que consideran positiva la situación del país respecto de quienes la califican como negativa. El 45% de la población cree que está mejor que un año atrás y el 58% estima que el año próximo será aún mejor, según el mismo sondeo.

Otra encuesta, concluida el 17 de noviembre por Management & Fit, también es elocuente: el índice global de optimismo económico se ubica en 39,6 puntos, valor máximo desde que Macri está en la Casa Rosada. Y el índice de optimismo político ronda los 47 puntos, apenas medio punto por debajo de su récord histórico. Finalmente, los últimos números de la consultora Isonomía son igualmente concluyentes: el Presidente goza de una imagen positiva del 58%.

La tragedia del submarino y sus 44 tripulantes ha golpeado a una opinión pública que muchas veces es experta en buscar culpables de hechos que, sin pruebas a la vista, resultan inexplicables. Quizás por eso, Macri, en sus primeras declaraciones públicas sobre este acontecimiento, se preocupó ayer por destacar que "no tenemos que aventurarnos a buscar culpables" hasta no poseer "información completa".

Para el Presidente, la prioridad no pasa hoy por deslindar responsabilidades, sino por extremar todos los esfuerzos para hallar el navío y no dejarse vencer por la desesperanza. "Esperamos dar con el submarino en los próximos días", expresó, aun en contra de la opinión de no pocos especialistas que son pesimistas sobre la posibilidad de que eso ocurra en lo inmediato si el submarino o sus restos se encuentran a más de 600 metros de profundidad, como señalan algunas hipótesis. En su cabeza, sin embargo, ya estaría sellada la suerte del jefe de la Armada, Marcelo Srur, quien dejaría la conducción de esa fuerza más adelante.

Desde distintos sectores, se ha intentado comparar este hecho con la catástrofe ferroviaria en la estación de Once, ocurrida en febrero de 2012. Hay una diferencia sustantiva: aquel tren en el que perdieron la vida 51 personas era un transporte público en el que podía haber viajado cualquiera de nosotros. Otra distinción es que, de acuerdo con las investigaciones judiciales, el deficiente mantenimiento de los trenes no se debía a falta de presupuesto...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA