Storm Rancher, el caballo de las buenas señales

A ocho meses del éxito con polémica en el General Pueyrredón (G 2), cuando distintos resultados en los análisis de Storm Rancher empañaron durante algunas semanas su notable conquista, Pablo Sahagian volvió a celebrar el domingo en San Isidro con el hijo de Bernstein.Esta vez, el entrenador levantó la copa del clásico Porteño (G 3-2400 metros), al quebrar una serie de dos segundos puestos consecutivos en pruebas de menor rango. "Le tenía mucha fe porque es un caballo que da señales todo el tiempo. Estaba bien de peso, no dejaba comida, respondía a pleno en los ejercicios y para paliar problemas que tenía en las patas lo trabajamos más con montura", describe Sahagian.El tiempo cicatrizó las heridas que provocó la disparidad de los estudios realizados en el laboratorio del Jockey Club y la Facultad de Veterinaria de La Plata. Y este resultado hizo el resto. "No sé qué pasó aquella vez. Ya está. Ni lo tomo como revancha", asegura.Como entonces, Storm Rancher fue adelante y ninguno pudo hacerle sombra. "Se dio un desarrollo parecido, con él como único puntero, galopando. Le dije a [Juan Cruz] Villagra que lo haga correr de firme desde los 1400 metros", dijo El Turco. Fue victoria por un cuerpo y medio sobre Going Somewhere, el brasileño que quedó aquí luego de ganar el Carlos Pellegrini. Aquella vez había vencido por catorce largos en la pesada, donde "rinde el triple", reconoce Pablo.En el horizonte aparece el 25 de Mayo, con pasaporte para la Breeders' Cup Turf (G 1), que se hará otra vez en Santa Anita. "Si...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba