Sentencia Definitiva de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 19 de Febrero de 2002, expediente AC 73936

PresidenteNegri-Laborde-Hitters-de Lázzari-Salas-Pisano
Fecha de Resolución19 de Febrero de 2002
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 19 de febrero de dos mil dos, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores N., L., Hitters, de L., S., P., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa Ac. 73.936, “S., E. y otra contra P., D.A. y ots. Daños y perjuicios”.

A N T E C E D E N T E S

La Sala II de la Cámara Primera de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de La Plata confirmó el fallo de origen que había rechazado la demanda.

Se interpuso, por la actora, recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley.

Dictada la providencia de autos y encontrándose la causa en estado de dictar sentencia, la Suprema Corte resolvió plantear y votar la siguiente

C U E S T I O N

¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley?

V O T A C I O N

A la cuestión planteada, el señor Juez doctor N. dijo:

  1. Contra el pronunciamiento de la Cámara confirmatorio del fallo de primera instancia que había rechazado la demanda, interpone la actora el presente recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley por el que denuncia la violación de los arts. 1113 del Código Civil; 34, inc. 4, 375, 384, 456, 473, 474 y concs. del Código Procesal Civil y Comercial; 51, inc. 3, 76, 77, ap. 1A y ap. 6A de la ley 11.430. Igualmente denuncia la aplicación errónea de la doctrina de esta Corte emanada de la causa Ac. 58.668 (sent. del 11-III-1997).

  2. El recurso no puede prosperar.

Aduce la recurrente que la alzada ha equivocado la aplicación de la doctrina legal emanada del art. 57, inc. 2 de la ley 11.430, incurriendo en un excesivo rigor formal, toda vez que no existe identidad entre la situación fáctica allí planteada con la ocurrida en autos en donde sí ha quedado acreditado suficientemente que la demandada circulaba a excesiva velocidad en los momentos previos a la colisión; su calidad de embistente y el consecuente rol de agente activo; que su rodado embiste frontalmente al otro vehículo en el lateral derecho de este último; que se aportó prueba fotográfica de la que se extraen los daños ocasionados y el estado del automóvil, circunstancias todas que no se encontraban presentes en la causa cuya doctrina se aplica.

Considero que no le asiste razón.

Las circunstancias fácticas en ambos casos, si bien no guardan una perfecta identidad, evidencian una marcada similitud.

Veamos: como ocurriera en la causa Ac. 58.668 (sent. del 11-III-1997, en “La Ley Buenos Aires”, 1998-824), no se encuentra acreditado en autos que la demandada circulara a excesiva velocidad pues, en rigor de verdad, el perito sólo efectuó un cómputo estimativo de la misma, circunstancia ponderada por el señor Juez de primera instancia para restarle carácter de eximente (v. fs. 357 vta.).

Otro tanto sucede con la presunción de embistente, toda vez que en estos actuados fue desestimada -en virtud de la insuficiencia probatoria- frente a la exigencia legal del respeto a la prioridad de paso.

Dadas las consideraciones efectuadas por el tribunal en punto a esta última es de toda evidencia que la existencia de fotografías no ha tenido entidad para modificarlas.

No empece a lo expuesto, la opinión que se menciona en la causa Ac. 64.363 (sent. del 10-XI-1998, criterio reiterado en Ac. 66.208 del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba