Stewart, un gran anfitrión

LOS ANGELES.- La distancia entre Rodeo Drive y North Beverly Park es la misma que separa la realidad de la fantasía y no resulta sencillo atravesarla. Celtic House, la mansión que Rod Stewart posee en un barrio privado de Beverly Hills, no está entre los destinos habituales del taxista armenio que nos lleva. Después de dudas y de un par de vistazos al mapa, finalmente el hombre cae en la cuenta de cuál es el camino a tomar. "¡Ah! Vamos a una zona muy exclusiva. Allí las casas tienen un valor de 15 o 20 millones de dólares", informa.Al llegar a destino, un guardia de seguridad nos pide los datos, nos entrega una tarjeta de visita y nos indica cómo dar con la mansión de nuestro anfitrión. Ya en la propiedad de uno de los dos escoceses más famosos (el otro es Sean Connery, ¿cierto?), nos recibe Bogart, un amigable perro blanco, y Lotus, la manager del cantante que abrirá una nueva gira por América del Sur el 22 de febrero en el estadio de GEBA.Lo primero que atrae nuestra atención es una rotonda, con una fuente y una escultura en el medio, secundada por diez árboles que parecen hongos. Todos tienen la misma poda, la misma ornamentación. "La tuya va a ser la primera nota que dará Rod en su casa principal", informa Lotus e invita a que nos adentremos en ella. Nos conduce a un ambiente especial de la casa, la sala de cine. Allí hay una pantalla de pared a pared y del piso al techo, varios sillones, sillas, puff, una máquina para hacer pochoclos y muchas fotos familiares diseminadas por sus rincones. En una, tomada hace más de 60 años, está el pequeño Roderick con pelota de fútbol en mano, rodeado por su padre, su tío y otros señores de la familia. La mezcla entre estilo victoriano, tecnología y calor familiar es una constante en los ambientes de la planta baja.Una sonrisa amplia, generosa y un sentido apretón de manos nos anuncian que el dueño de casa ya está frente a nosotros, dispuesto a charlar un rato largo de música y de fútbol. Sí, no hay manera de evitar el tema y tampoco lo queremos. Al final, en señal de agradecimiento por la visita, nos regalará una camiseta del equipo de sus amores, el Celtic escocés.Rod Stewart tiene hits, anécdotas memorables e hijos nacidos en cada una de las últimas cinco décadas. El hombre de 69 años recién cumplidos que tenemos enfrente transmite la calidez de un padre de familia que quiere tener a sus pollitos cerca. Por caso, su hija Kimberley vive en la segunda casa de Celtic House junto a Delilah, la primera nieta de Stewart, y también está allí Ruby, modelo y cantante, que acompañará a papá Rod en la gira que está a punto de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR