Sentencia de Camara Civil y Comercial Federal- Sala Ii, 18 de Mayo de 2018, expediente CCF 008303/2010/CA001

Fecha de Resolución18 de Mayo de 2018
EmisorCamara Civil y Comercial Federal- Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES EN LO CIVIL Y COMERCIAL FEDERAL – SALA II Causa n° 8303/2010 S.S.R. Y OTRO c/ OBRA SOCIAL DE PODER JUDICIAL DE LA NACION Y OTRO s/DAÑOS Y PERJUICIOS En Buenos Aires, a los días del mes de mayo de 2018, se reúnen en Acuerdo los señores jueces de la Sala II de esta Cámara para dictar sentencia en los autos del epígrafe. Conforme con el orden de sorteo efectuado, el doctor R.V.G. dijo:

I.-S.R.S. y R.S.O. iniciaron demanda contra la Obra Social del Poder Judicial de la Nación y contra la Clínica Alcorta S.A. persiguiendo el cobro de $ 444.000, o lo que en más o en menos resulte de la prueba a producirse, con más sus intereses y las costas del juicio.

Relataron que con fecha 8 de marzo de 2007, a las 23.45 horas aproximadamente, nació el hijo de ambos en la Clínica Alcorta de la Ciudad de M., al que llamaron J.S.O.. Destacaron que la elección del centro asistencial se debió a la cercanía con el domicilio de la madre de R.S.O. y por ser prestador de la Obra Social del Poder Judicial de la Nación, de la cual ambos son afiliados.

Especificaron que el niño nació en la semana 34, por lo que se resolvió su internación en la Sala de Noenatología, siendo su peso y evolución normales.

Detallaron que de la historia clínica n° 36284 labrada en la Clínica Alcorta surgen los siguientes datos relativos a la evolución del niño: la paciente R.S.O. ingresó el 8 de marzo de 2007 a la Clínica Alcorta con diagnóstico de embarazo de pretérmino y preclamsia, razón por la cual se decidió que el nacimiento se realizara a través de una intervención de cesárea, y que luego de realizado el acto operatorio no se registraron complicaciones.

Fecha de firma: 18/05/2018 Alta en sistema: 23/05/2018 Firmado por: A.S.G. -R.V.G. -E.D.G. #16001301#206435321#20180518102938806 La historia clínica continúa su informe consignando que nació un feto de sexo masculino con un peso de 1990 gr., con un S. de A. de 9-

10 (normal) y 34 semanas de gestación, siendo internado en Neonatología (historia clínica 36286).

Puntualizaron que hasta el 11 de marzo de 2007 el bebé presentó

buena evolución pero que ese día se le detectó distress respiratorio, sin la necesidad de asistencia respiratoria mecánica.

Expresaron que a partir del 13 de marzo la salud del pequeño fue empeorando día a día por un cuadro séptico que luego de la administración de diversos antibióticos desembocó en una neumonía con asistencia respiratoria mecánica para culminar con su deceso el día 22 de marzo a las 3.30 horas por un paro cardiorrespiratorio sin respuesta a maniobras de reanimación.

Señalaron que a la fecha de su internación la actora se encontraba afiliada a la Obra Social del Poder Judicial de la Nación, bajo el número 41941, y recordaron una vez más que eligió esa clínica por la cercanía con el domicilio de su madre.

Afirmaron que en la Sala de Neonatología se observó un gran descuido en las condiciones de higiene y prevención, pues cualquiera podía ingresar a la Sala y entrar en contacto con el niño sin barbijo ni recomendación alguna (indicaron que todo ello surge de las fotografías que se adjuntan a la presente causa).

Apuntaron que la responsabilidad de la demandada nace de una relación contractual y que ese contrato era el celebrado por ellos y la Obra Social, que fue la que derivó a la actora al centro asistencial donde nació el niño.

Aseveraron que si bien el bebé J. nació cinco semanas antes, su peso y demás condiciones fueron buenas y normales y que el desmejoramiento de su salud coincidió con un proceso infeccioso producido por una bacteria intrahospitalaria.

Fecha de firma: 18/05/2018 Alta en sistema: 23/05/2018 Firmado por: A.S.G. -R.V.G. -E.D.G. #16001301#206435321#20180518102938806 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES EN LO CIVIL Y COMERCIAL FEDERAL – SALA II Causa n° 8303/2010 Describieron a la “K.” como un género de bacterias no motiles, gram negativas, con una prominente cápsula de polisacáridos, frecuente patógeno humano, agregando que los organismos bacteriales del género klebsiella pueden liderar un amplio rango de estados infecciosos como la neumonía.

Subrayaron que la mejor arma contra la bacteria K. es la higiene como prevención, extremo que faltó en la Sala de Neonatología de la Clínica Alcorta, lugar al que se podía ingresar sin cumplimentar elementales condiciones de higiene como el lavado de manos o el uso de barbijos, protocolo que tampoco observaba el personal de enfermería ni los médicos tratantes.

Insistieron en que se trataba de un lugar proclive a la creación y diseminación de todo tipo de bacterias y que no existía ninguna tarea tendiente al control y prevención de infecciones.

Recalcaron que la responsabilidad de la Obra Social demandada es original por haber celebrado un contrato con el afiliado, al cual se le descuenta de sus haberes un porcentaje destinado a su protección médica que es cerrada, pues si concurre a otros médicos que no figuran en la cartilla debe abonar la consulta.

Continuaron resaltando que establecida la responsabilidad de los profesionales por negligencia se genera la responsabilidad de la Obra Social que los contrató, pues consideran inaceptable que se desconozca la aptitud de los facultativos que se emplean para prestar la asistencia a la que se obliga la Obra Social, lo cual genera culpa en el cumplimiento de sus obligaciones conforme lo establecido en el artículo 512 del antiguo Código Civil (citaron jurisprudencia de otros fueron en apoyo de su postura, conf. fs. 18 vta./19 vta.).

Fecha de firma: 18/05/2018 Alta en sistema: 23/05/2018 Firmado por: A.S.G. -R.V.G. -E.D.G. #16001301#206435321#20180518102938806 Luego de un breve relato de los hechos solicitaron se los indemnice por los siguientes rubros: 1) daño emergente, respecto del cual expresaron que siempre la muerte de un hijo da lugar a una indemnización para los padres y que no se efectúan distingos entre el fallecimiento de hijos menores o mayores de edad que trabajan y contribuyen al mantenimiento de la familia, por cuanto siempre el deceso de un hijo importa la frustración de la legítima esperanza de ayuda y sostén para la vejez, o porque se pierde la “chance” de una ulterior posible ayuda económica, en armonía con lo que establece el artículo 277 del antiguo Código Civil, que impone a los hijos el deber de prestar colaboración a sus padres, como así también el artículo 367 de dicho cuerpo legal que se refiere a la obligación alimentaria de ascendientes y descendientes (citaron jurisprudencia, conf. fs. 20 vta.).

Pusieron de relieve que las pautas para valorar la indemnización por muerte giran en torno a las circunstancias personales de la víctima, el sexo, la edad, la esperanza de vida, el grado de cultura, su profesión, la posición económica y social, el estado familiar y la consiguiente lesión patrimonial que su muerte produjo en la persona que reclama la indemnización, por lo que atendiendo a la pérdida de la chance reclaman por este rubro la suma de $ 200.000.

2) En punto al daño moral citan jurisprudencia (conf. fs. 21/22), haciendo hincapié en que la muerte de un hijo causa un quebranto a la indemnidad espiritual cualquiera sea la situación social de los padres, por lo que es deber del responsable reparar el agravio de las afecciones legítimas de sus progenitores. Reclaman por este rubro la suma de $ 200.000.

3) En cuanto a los gastos de sepelio, traslado y entierro detallaron que la muerte de su hijo les generó importantes erogaciones, por lo que pretenden por este concepto la suma de $ 4.000.

4) Reclaman, por último, una indemnización por lesión psicológica, y luego de citar doctrina que abona su pretensión, conf. fs. 22 vta./23) relataron que como consecuencia del deceso de su hijo la señora O. presenta una clara y evidente lesión psicológica, conforme surge del Fecha de firma: 18/05/2018 Alta en sistema: 23/05/2018 Firmado por: A.S.G. -R.V.G. -E.D.G. #16001301#206435321#20180518102938806 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES EN LO CIVIL Y COMERCIAL FEDERAL – SALA II Causa n° 8303/2010 informe preliminar que adjuntaron, pues sufre un cuadro de desarrollo activo en estado de grado moderado, que fue estimado en un 20%. Por este rubro peticionan la suma de $ 40.000.

  1. A fs. 55/60 vta. contestó la demanda la Clínica Privada Alcorta S.A., negando los hechos y desconociendo los documentos que no fueren expresamente reconocidos.

    Relató que la señora R.S.O. ingresó a la Clínica Alcorta el día 8 de marzo de 2007 con diagnóstico de embarazo de pretérmino (34 semanas de gestación) y pre-clamsia-gestosis, por lo que requirió

    medicación antihipertensiva y se decidió realizarle una cirugía cesárea abdominal, naciendo su hijo a las 23.45 horas.

    Continuó el relato expresando que atento el peso del recién nacido se resolvió su internación en el Servicio de Neonatología de la Institución ese mismo día, detallando que el Apgar fue de 9-10 y que se solicitaron exámenes de laboratorio y radiografía de tórax de frente.

    ...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR