Con su Stabat Mater, Simon Ho va del medievo al siglo XXI

 
EXTRACTO GRATUITO

La conexión del compositor y pianista suizo Simon Ho con la Argentina tiene más de diez años y varios espectáculos. El primero fue hace casi una década se llamó Travesías a instancias de un grupo que creó junto a artistas europeos y locales, como la cantante lírica Susanna Moncayo y el charanguista Jaime Torres, que participó como invitado. Años después se instaló en Buenos Aires con varios socios de la compañía teatral-musical Cincodespuésdebusch (tres suizos, un alemán y una argentina oriunda de Neuquén) para hacer foco en la idiosincrasia del rioplatense de esta orilla y crear con ese relevamiento una pieza teatral, Lost in Buenos Aires. El siguiente contacto fue cuando su amiga Susanna lo convocó para componer un Stabat Mater. El momento del debut de esta obra será hoy, en un doble programa que incluye también una versión de la Misa Criolla. Es decir, una noche de música religiosa, pero con múltiples lecturas.

Porque la curiosidad en este caso no mata al gato sino al cronista que se pregunta cómo es componer un Stabat Mater en el siglo XXI.

Un poco de historia: El Stabat Mater es un texto atribuido al papa Inocencio III y al religioso Jacopo de Benedetti (o sea que es del siglo XIII), dedicado al sufrimiento de María en la crucifixión de Jesús. Un centenar de compositores le pusieron música. Desde Pergolesi, cuya versión es una de las más famosas, hasta creadores del siglo XX como Penderecki y el minimalista "sacro" Arvo Pärt. ¿Cómo se contextualiza una pieza religiosa de la Edad Media en la música actual?

A Simon Ho no lo amedrenta el invierno porteño. Camina por la avenida Corrientes rumbo al CCK, donde esta noche se realizará el concierto. Viste jeans y una campera liviana. De una mano cuelga su bolso y de la otra un cigarrillo de tabaco armado. Lo único que le pesa es una inquietud: todavía no sabe qué tipo de teclado utilizará para el concierto. Un rato después, cuando ingresa al gran auditorio Ballena Azul algunas dudas se despejan. Y más tarde, ya sentado frente a una taza de café, aparece el resto de los pensamientos en torno a la obra.

"Con Susanna ya hemos hecho varios proyectos. Un día me dijo que yo debía escribir una obra sobre el amor y el sentido de la vida. Y más tarde se le ocurrió que fuera el StabatMater. Bueno, vamos por él, le dije. Tomé el texto en latín y mientras componía la música me di cuenta de que ese texto era sobre el amor y el sentido de la vida. Apenas vi el libreto y leí la palabra Jesús pensé...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA