Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V, 12 de Julio de 2019, expediente CNT 041905/2015/CA001

Fecha de Resolución12 de Julio de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA V EXPTE. Nº CNT 41905/2015/CA1 SENTENCIA DEFINITIVA 83126 AUTOS: “SPINNATO, JUAN JOSE C/ ASOCIACION DEL FUTBOL ARGENTINO S/ DESPIDO” (JUZGAGO Nº 62).

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, capital federal de la República Argentina, a los 12 días del mes de julio de 2019 se reúnen los señores jueces de la Sala V, para dictar la sentencia en esta causa, quienes se expiden en el orden de votación que fue sorteado oportunamente y, el doctor E.N.A.G. dijo:

I- Contra la sentencia definitiva dictada a fs. 347/349 que hizo lugar al reclamo en su totalidad, se alza la parte demandada en los términos y con los alcances que surgen del memorial de fs. 352/359, que mereciera la réplica de su contraria a fs. 361/363 vta.

II- A fin de exponer debidamente las cuestiones debatidas ante esta Alzada, cabe recordar que del relato inicial surge que el actor ingresó a trabajar para la demandada el día 01/03/1998, desempeñándose bajo relación de dependencia, cumpliendo funciones de árbitro profesional de fútbol asistente de Primera División, Nacional B, Primera B y reserva de Primera División y también en divisiones inferiores de primera A y futsal.

Agrega que fue afiliado a la Asociación Argentina de Arbitros y que participó en una de las listas oficializadas para las elecciones gremiales celebradas en septiembre de 2013, encontrándose la empleadora debidamente notificada. Relata que la demandada lo encuadró como trabajador independiente, obligándolo a suscribir contratos de locación de servicios y a facturar su sueldo, conforme las liquidaciones que previamente practicaba la propia Asociación; no obstante, la demadnada decidió registrar el contrato de trabajo en los términos del art. 6 del cct 126/75, de acuerdo a las pautas que surgen de la Cd del 02/12/2013, transcripta a fs. 8 in fine /9. Asevera que a partir de pedido de regularización, en represalia por sus reclamos, la empleadora dejó de otorgarle tareas en forma normal y que por ello, al no asignarle arbitrajes, se generó una rebaja en su remuenración en la medida en que estaba pautada por partido jugado. Ello motivó la misiva que cursó el 14/05/2014 intimando a su empeladora a aclarar la situación laboral, puesto que habiendo aprobado las pruebas físicas, técnicas y médicas, y encontrándose en aptas condiciones para trabajar, no era designado en partidos oficiales desde el 28/11/2013, fecha en la cual había cursado la intimación en los términos de la LNE. En este orden denuncia un trato discriminatorio hacia su persona, que motivó el reclamó de las diferencias salariales, en tatno los árbitros asistentes de su misma categoría perciben un salario básico mayor y se les suman los partidos designados, todo ello bajo apercibimiento de considerarse en situación de despido.

La demandada, mediante Cd del 16/05/2014, negó los reclamos efectuados y desconoció puntualmente que el actor se encuentre en las óptimas condiciones físicas que invoca; desconoció además la configuración del perjuicio patrimonial alegado, en la Fecha de firma: 12/07/2019 Alta en sistema: 20/08/2019 1 Firmado por: L.M.D., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: B.E.F., JUEZ DE CÁMARA #27175318#239400431#20190712084755811 medida en que el art. 14 del CCt 125/75 establece el pago de acuerdo a los partidos asignados, sin determinar una cantidad mínima de arbitrajes, toda vez que se encuetran garantizados dos partidos mensuales, negando de este modo que se encuetre violentado el principio que emana del art. 78 R.C.T (ver 28).

En este marco, y ante el desconocimeinto de los reclamos efectuados, el actor hizo efectivo el apercibimiento plasmado en la comunicación antenior, considerándose injuriado y depedido en los términos del art. 78 R.C.T., medante Cd del el 01/07/2014, transcripta a fs 12 y vta.

Vale aclarar que todas las misivas señaladas fueron reconocidas expresamente por la demandada en el capítulo VI (fs. 74 vta.) del responde.

Delineado el proceso probatorio, el magistrado que me precede admitió las indemnizaciones reclamadas en el entendimiento de que en el caso, el actor dejó de ser designado en la dirección de partidos con la habitualidad en que lo era en períodos anteriores, y tal circunstancia configuró una injuria de entidad suficiente para justificar el despido. Asimismo destacó que la accionada no produjo prueba alguna que permitiera inferir que cumplió con la obligación de dar tareas, ni demostró un factor externo que justifique su accionar.

En su recurso, se agravia la demandada alegando que, en efecto, el actor no fue asignado a arbitrar partidos por cuanto no había superado las pruebas que demostraran su aptitud física y teórica, requisito indispensable para llevar a cabo la tarea arbitral, subrayando que S. contaba con 44 años de edad. Ello así, considera errónea la imposición de la carga de la prueba en relación al estado físico del actor, por cuanto aquel no concurrió a las respectivas citaciones. Critica las declaraciones testimoniales rendidas por M., B. y D., por encontrarse seriamente comprometida su objetividad, reiterando que las condiciones físicas y técnicas reunidas por el actor impidieron llevar adelante la tarea arbitral.

Desde es punto de vista, los reconocimientos y las afirmaciones de las partes hacen vislumbrar la probabilidad de existencia de la hipótesis de hecho que exige el artículo 78 R.C.T. para la configuración de sus derivaciones. Esta situación de probabilidad al interior mismo del modo de trabarse la litis, hace exigible la derivación dinámica de la carga de la prueba a quien está en mejores condiciones de probar la naturaleza real de la relación habida entre la apelante y la empleadora. Ello es así

porque, contrariamente a lo sostenido en la sentencia de primera instancia, la regla central no es la del artículo 377 CPCCN que tiene una función residual, sino la del artículo 386 CPCCN. Precisamente porque estas reglas son reglas de decisión frente a la inexistencia de prueba capaz de producir convencimiento en el juzgador intersubjetivamente explicitable, la norma preeminente respecto de la carga de la prueba no es la del artículo 377 CPCCN, sino la del artículo 386 CPCCN que impone al Fecha de firma: 12/07/2019 2 20/08/2019 Alta en sistema:

Firmado por: L.M.D., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: B.E.F., JUEZ DE CÁMARA #27175318#239400431#20190712084755811 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA V juzgador resolver respecto del material probatorio de acuerdo a las reglas de la sana crítica. Esto es, de acuerdo a las máximas de la razón y la experiencia. Mientras las reglas de la sana crítica son el instrumento teórico por el cual es posible aproximarse a los medios y objeto de prueba, la regla del artículo 377 tiene una función residual:

determinar ante la ausencia de prueba de un hecho quién habrá de correr con las consecuencias de éste. Por este motivo la advocación a la norma del artículo 377 CPCCN que se hace al encabezar el análisis de la prueba de un expediente resulta errónea. Su invocación es adecuada sólo frente al agotamiento del análisis de la incidencia de los medios sobre el objeto de prueba.

Indicar quién tenía la carga probatoria previo al análisis de la prueba producida en la causa importa asignar posiciones fijas y olvidar que la prueba es adquirida para la causa con prescindencia de quien en definitiva haya de correr con la carga de la ausencia de medios adecuados. No hay un sujeto que deba probar. El análisis de la prueba requiere analizar qué hechos han sido probados y no quién debía hacerlo.

Ello cambia la pregunta que debe realizarse respecto del objeto de prueba y, con ello, los requisitos a los que está sometida la respuesta. La pregunta no es ¿Quién probó?

Sino: Frente al material probatorio existente y las posibilidades que abre la traba de la litis ¿Cuál de las hipótesis debe ser adoptada por el juzgador? Este cambio en la pregunta importa ya un deslizamiento semántico. En el primer caso la prueba...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba