Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vi, 31 de Octubre de 2017, expediente CNT 046068/2012/CA001

Fecha de Resolución31 de Octubre de 2017
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vi

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA VI SENTENCIA DEFINITIVA N° 70221 SALA VI Expediente Nro.: CNT 46068/2012 (Juzg. N°15)

AUTOS: “SPINA, MAXIMILIANO OMAR C/ INDUSTRIAS AUDIOVISUALES ARGENTINA S.A. Y OTRO S/ ACCIDENTE-LEY ESPECIAL”

Buenos Aires, 31 de octubre de 2017 En la Ciudad de Buenos Aires reunidos los integrantes de la Sala VI a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicando el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

LA DOCTORA G.L.C. DIJO:

La sentencia de primera instancia obrante a fs. 685/689 ha sido apelada por la parte actora, a tenor del memorial que luce a fs. 692/694, el cual mereciera réplica de las codemandadas a fs. 700/702 (Experta Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A.) y 703/704 (Industrias Audiovisuales Argentina S.A.).

La Señora Jueza “a quo”, en el marco de una acción por diferencias indemnizatorias contra la empleadora Industrias Audiovisuales Argentina S.A., admitió, en lo principal, la pretensión del trabajador porque consideró que la accionada no probó que no le fuera imputable la causa de la imposibilidad Fecha de firma: 31/10/2017 Alta en sistema: 07/11/2017 Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.S.R., SECRETARIA DE CAMARA #20075660#164350994#20171101102654802 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA VI de otorgarle tareas compatibles con la aptitud física del actor y, por ello, estimó injustificada “la postura de la demandada que intentó ampararse en una disposición que la facultaba a abonar una indemnización reducida” (ver fs. 688).

En este contexto, la condenó a abonar las diferencias indemnizatorias resultantes de la suma de las indemnizaciones previstas en los arts. 232, 245 de la Ley 20.744 y 2 de la Ley 25.323 y lo percibido. Sin embargo, no hizo lugar a la indemnización establecida en el art. 45 de la Ley 25.345, ni tampoco al reclamo por despido discriminatorio y daño moral.

Por otra parte, la magistrada de grado resolvió rechazar la acción iniciada por enfermedad profesional “desde que a los fines de acceder a la reparación contemplada en la ley especial –o común- invocada resultaba necesaria la acreditación del daño en relación causal o concausal con las tareas que el actor dijo haber desarrollado en favor de la demandada”; extremo que no cumplió.

La queja de la parte actora, en lo que hace al fondo de la cuestión, gira en torno a cuestionar el rechazo de la demanda “iniciada en los términos de la LRT” (ver fs. 693, in fine). Las demás cuestiones han llegado firme a esta instancia Adelanto que la apelación tendrá favorable acogida. Me explico.

L., cabe precisar que, al demandar, M.O.S. denunció que, en el año 1998, comenzó a prestar servicios en Industrias Audiovisuales Argentinas S.A.

Fecha de firma: 31/10/2017 Alta en sistema: 07/11/2017 Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.S.R., SECRETARIA DE CAMARA #20075660#164350994#20171101102654802 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA VI desempeñándose en el sector de revelado. Señaló que las tareas que realizaba consistían en “manipular rollos de películas”

(ver fs. 7) que pesaban entre 2 y 5 kilos, los que levantaba, apilaba guardaba y/o trasladaba de a varios a la vez (entre 5 y 9 rollos a la vez, dependiendo su peso) y que también, dos veces por semana, realizaba tareas de mantenimiento de las máquinas Nº4 y Nº5, lo que le implicaba maniobrar bastidores que pesaban alrededor de 20 kilos cada uno y trasladarlos “en forma manual, al sector de Mantenimiento, ubicado a unos 20 metros de su área de trabajó” (ver fs. 7vta.). Afirmó que tales labores demandaban “grandes esfuerzos físicos” y “que lo obligaban a adoptar posiciones anormales para la columna vertebral, porque le requerían de permanentes movimientos de flexo-extensión forzada del tronco, ejerciendo una constante presión sobre sus vértebras lumbares y lumbo-sacra” (ver fs.

6vta.). Adujo que nunca recibió capacitación ni del empleador ni de la ART sobre la manera adecuada de realizar tales tareas para evitar lesiones corporales y que tampoco le proporcionaron elementos de seguridad e higiene. Aseguró que no se le realizó el examen médico preocupacional a su ingreso y que tampoco se le practicaron los exámenes de control periódico que la legislación vigente pone a cargo de la ART.

Relató que a principios de 2010 comenzó a sufrir algunos dolores aislados en la zona lumbar y que, finalmente, el 20.9.2010 un médico traumatólogo de su obra social le diagnosticó una “lumbociatalgia bilateral a predominio izquierdo con conducto lumbar estrecho y discopatías múltiples”. En aquél entonces le indicaron reposo hasta que el Fecha de firma: 31/10/2017 Alta en sistema: 07/11/2017 Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.S.R., SECRETARIA DE CAMARA #20075660#164350994#20171101102654802 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA VI 20.11.2010 el actor fue sometido a una cirugía de columna (artrodesis L4-L5, L5-S1 con colocación de dispositivo interespinoso) en el Hospital Privado Modelo S.A. El trabajador continuó de reposo domiciliario desde el alta de la internación hasta el 2.5.2011, fecha en que se le otorgó el alta médica y laboral pero con la indicación de tareas livianas compatibles con la aptitud física del trabajador; diagnóstico que fue ratificado por el Centro Médico Asmel, empresa de medicina laboral designada por la propia empleadora para verificar el estado de salud del accionante.

A su vez, el actor asegura que la empleadora nunca denunció ante La Caja ART S.A. la enfermedad profesional que padecía, sino que, a pesar de que la afección en su columna fue provocada por las tareas de esfuerzo físico y malas posturas involucradas en la actividad laboral, la patronal calificó la dolencia como “enfermedad inculpable”, en los términos del art. 208 de la LCT.

En oportunidad de comparecer al proceso, la aseguradora estructuró su defensa sobre la base de que la enfermedad profesional...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR