Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 31 de Mayo de 2023, expediente CNT 098547/2016/CA002

Fecha de Resolución31 de Mayo de 2023
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO

SALA I

SENTENCIA DEFINITIVA CAUSA NRO. 98547/2016/CA2

AUTOS: “S.R.N. C/ FEDERACIÓN PATRONAL SEGUROS

S.A. S/ ACCIDENTE- LEY ESPECIAL”

JUZGADO NRO. 47 SALA I

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en la fecha de registro que figura en el Sistema Lex100, la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo,

procede a dictar sentencia en la causa del epígrafe y con arreglo al siguiente orden,

conforme los resultados del sorteo efectuado:

La D.M.C.H. dijo:

  1. Contra la sentencia dictada en grado se alza la parte demandada, a tenor del memorial de agravios deducido en fecha 27/05/22. Dicha presentación mereció la oportuna réplica de la contraria. Asimismo, la accionada controvierte los honorarios regulados en grado a favor de los profesionales intervinientes en autos, por estimarlos elevados; mientras que el perito médico cuestiona los propios, al considerarlos exiguos.

  2. El Sr. S. inició la presente demanda -fundada en la ley 24.557 y sus modificatorias- a fin de obtener la reparación de las consecuencias derivadas de los eventos dañosos acaecidos los días 30/06/15 y 13/11/15. Quien me precedió en el juzgamiento hizo lugar a la acción interpuesta, y condenó a Federación Patronal Seguros S.A. al pago de las prestaciones dinerarias de la referida ley. Para así decidir,

    ponderó los resultados del informe médico producido en autos, y tuvo por acreditado que el actor presenta una incapacidad psicofísica del 11,1% en relación con el primer infortunio sobre cuya base se reclamó; y -con respecto al segundo accidente, aplicando el método de la capacidad restante-, la a quo determinó una minusvalía resultante del 9,8679%. De este modo, difirió a condena las sumas indemnizatorias de $173.134,71 y $144.026,23 -respectivamente-, con más los intereses correspondientes.

  3. En su primer agravio, la demandada procura revertir la decisión de grado en cuanto receptó el reclamo por la minusvalía de índole psicológica estimada,

    en vinculación con los dos accidentes invocados por el Sr. S..

    El agravio será favorablemente receptado por mi intermedio, pues encuentro que -efectivamente- la incapacidad psíquica que padecería el reclamante no ha sido debidamente acreditada en autos.

    Ello es así, pues como expresa el baremo del decreto 659/96 –norma de Fecha de firma: 31/05/2023 aplicación no discrecional, v. CSJN, Fallos: 342:2056- en su segmento destinado a A. en sistema: 01/06/2023

    Firmado por: G.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: E.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.V.Z.V., SECRETARIA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO

    SALA I

    establecer las incapacidades psicológicas, “[s]olamente serán reconocidas las reacciones o desorden por estrés post traumático, las reacciones vivenciales anormales neuróticas, los estados paranoides y la depresión psicótica que tengan un nexo causal específico relacionado con un accidente laboral. Debiéndose descartar primeramente toda las causas ajenas a esta etiología, como la personalidad predisponente, los factores socioeconómicos, familiares, etc.”.

    Agrega que: “[s]erán reconocidas cuando tengan directa relación con eventos traumáticos relevantes que ocurran en el trabajo, ya sea como accidentes, o como testigo presencial del mismo…”. Al centrarse en las reacciones vivenciales anormales neuróticas, vuelve a hacer hincapié en que deben ser como consecuencia del accidente de trabajo, y que “hay que evaluar cuidadosamente la personalidad previa”.

    Asimismo, el baremo describe que en un cuadro de RVAN de Grado II “[s]e acentúan los rasgos de la personalidad de base, no presentan alteraciones en el pensamiento,

    concentración o memoria. Necesitan a veces algún tipo de tratamiento medicamentoso o psicoterapéutico” (énfasis agregado).

    Lo exigido por el baremo no es irracional ni desmedido: la huella vital de todos y cada uno de los seres humanos aporta, a través de los años, un material que cincela en el psiquismo y que, como muchas veces sucede en situaciones postraumáticas, es actualizada; y por ello, determinados estados anímicos son la manifestación del hoy en función de la historia de ayer. Esto es, puede existir un acontecer -anterior al evento físico- dotado de potencia anímica suficiente para resignificar e intensificar el daño y sus exteriorizaciones. Lo preexistente, basal y anterior al evento -claro está, en el plano relativo a la salud mental- debe ser debidamente precisado, pues no debe incidir en la determinación el daño psíquico postraumático.

    Sin embargo, de la lectura del informe médico, no surge que el perito desinsaculado en autos, haya examinado -con el detalle necesario- la personalidad de base del accionante y ello, a los efectos de descartar factores predisponentes. N.,

    asimismo, que al momento de replicar los puntos de pericia relativos a la incapacidad psicológica, el experto consignó en varias oportunidades “… [m]e remito al psicodiagnóstico presente en autos”; sin efectuar consideraciones que resulten eficaces a fin de justificar la determinación de la incapacidad psíquica y su relación con los eventos reclamados. Remarco que la detección de una incapacidad psicológica le fue encomendada a un profesional imparcial, desinsaculado en autos y colaborador de la magistratura -en el caso, al D.L.- y no a quien tuvo a su cargo la elaboración del informe psicodiagnóstico. Este estudio complementario puede servir de fundamento, pero de ningún modo suplir el peritaje a cargo de quien fue designado al efecto. Es por tal motivo que la remisión efectuada por el perito médico de la referida evaluación, supone una delegación impropia de la función pericial que le fue encomendada expresamente a aquél.

    Fecha de firma: 31/05/2023

    Alta en sistema: 01/06/2023

    Firmado por: G.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: E.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.V.Z.V., SECRETARIA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO

    SALA I

    Como corolario, diré que por la naturaleza de los infortunios que protagonizó el Sr. S. –los cuales implicaron, en los términos por él descriptos, que resbaló al descender de una escalera (30/06/15), y trastabilló a causa de una baldosa floja en la calle (13/11/15)- resulta evidente que no pudieron haberlo afectado psíquicamente en la magnitud expresada por el galeno en base a elementales reglas de la sana crítica y del correcto entendimiento judicial.

    Estimo oportuno poner de resalto que “el trastorno por estrés postraumático afecta a las personas que se han visto expuestas a accidentes o situaciones traumatizantes. Se caracteriza por síntomas de entumecimiento,

    retraimiento psicológico y social, dificultades para controlar las emociones, sobre todo la ira, y recuerdo vivo e intrusivo de las experiencias de la situación traumática. Por definición, un acontecimiento traumatizante es aquel que es ajeno a la variedad normal de acontecimientos de la vida cotidiana y que el individuo vive como abrumador. Suele suponer una amenaza para la vida propia o la de alguien cercano, o la contemplación de una muerte o lesión grave, sobre todo si se produce de forma repentina o violenta”

    (cfr. “Trastorno Por Estrés Postraumático y su Relación con la Salud Laboral y la Prevención De Lesiones”, ENCICLOPEDIA DE SALUD Y SEGURIDAD EN EL

    TRABAJO, OIT, 1998).

    Remarco, aunque ocioso, que –como principio general- establecer la vinculación entre los hechos que ocasionaron un accidente y el padecimiento por el que acciona, es facultad del juez en cada caso, sobre la base de los elementos probatorios tributados en la causa y más allá de considerar los aportes dados desde la óptica médico-legal (ver, "S., A.M.c.D.G.G. y otros s/ Accidente- Acción civil” expte 20740/2009; SD 90069 del 16.07.2014 del registro de esta Sala; “Zajama, R.M. c/ Aseguradora de Riesgos del Trabajo Interacción SA y otro s/ Accidente - Acción civil”, expte. 28910/2013, SD 11241 del 28.09.2017 del registro de la Sala II; “D.D.E. c/ Provincia ART S.A. s/

    Accidente – Ley Especial” expte 5145/2014; del 26.12.2017 entre muchas otras).

    En suma, corresponde receptar la apelación de la aseguradora con relación a las secuelas de índole psíquica y, de tal manera, establecer la indemnización que le corresponde al Sr. S. en relación con cada uno de los infortunios reclamados, por las secuelas que presenta en su faz física.

    En atención a ello, y a los restantes parámetros de aplicación que arriban firmes a esta instancia, corresponde determinar la incapacidad que el Sr. S. presenta como consecuencia del accidente ocurrido el 30/06/15, en el 5,55% (5% de incapacidad físi-

    ca + 0,55% de incidencia de los factores de ponderación). Así, la indemnización as-

    ciende a $72.139,47 (53 x $10.941,80 x 5,55% x 65/29), monto que es superior a lo que resulta del mínimo para el grado de incapacidad del accionante (Res 6/2015), y que debe ser incrementada en un 20% conforme el Art. 3° de la ley 26.773. De este modo, se arriba al monto de indemnización de $86.567,37.

    Fecha de firma: 31/05/2023

    Alta en sistema: 01/06/2023

    Firmado por: G.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZ...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR