Sorpresa en el ambiente aéreo por el caso del piloto drogado

 
EXTRACTO GRATUITO

El informe técnico sobre el accidente en las cercanías del aeropuerto de Carmelo, Uruguay, en el ambiente aeronáutico argentino. Varias fuentes consultadas -peritos, aviadores civiles y militares- coinciden en señalar que es la primera vez que peritos de un accidente descubren en el cuerpo de un piloto fallecido y que consideran eso como una de las principales causas en la cadena de eventos que provocó la tragedia el 27 de mayo de 2014.

Como publicó LA NACION ayer, los investigadores uruguayos se apoyaron en la autopsia del piloto Leandro Larriera, efectuada por el Departamento de Química y Toxicología de los Servicios Periciales del Instituto Técnico Forense de Montevideo, que afirmó: "Desconociéndose si el consumo es único o habitual, la dosis y la vía de administración utilizadas, se sugiere que el piloto al mando consumió cocaína en las 24 horas anteriores a su fallecimiento. Se desconoce si la última dosis de cocaína fue con alcohol, pero sí ha existido un consumo simultáneo de alcohol y cocaína".

La Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes de Aviación, de la fuerza aérea de Uruguay, especificó que ese estado de consumo incidió en que el piloto tomara una serie de decisiones equivocadas. A criterio de los peritos, la causa probable del accidente fue la "pérdida de conciencia situacional por deficiente percepción del peligro y evaluación del riesgo, lo que lo llevó a tener un impacto" contra la superficie, en el islote El Matón, 10 kilómetros al sudeste de Carmelo.

En ese accidente murieron Larriera y cuatro de los ocho pasajeros del Beechcraft B200 matrícula LV-CNT, que había despegado de San Fernando y se enfrentó con una cerrada niebla en la zona de aterrizaje.

En las conclusiones del informe uruguayo se solicitó a la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) un refuerzo en los controles sobre consumo de sustancias psicoactivas por parte de los pilotos.

Fuentes de la ANAC indicaron que los chequeos a los aviadores "son muy rigurosos" y que dependiendo de la edad del piloto y de su calificación de vuelo los exámenes físicos y técnicos se realizan cada seis meses o un año.

"Integramos la profesión más auditada y es la primera vez que se conoce aquí un informe de accidente en el que se apunta al consumo de drogas como factor desencadenante de un accidente", argumentó sorprendido un miembro de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas.

En el momento de hacer obligatorios estudios físicos en el Instituto Nacional de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA