Sonidos del futuro: los instrumentos que corrieron a la guitarra del escenario

 
EXTRACTO GRATUITO

Los instrumentos musicales son reflejo de nuestros cambios culturales. Y si los ukeleles van reemplazando a las guitarras de los fogones, o si los launchpads o controladores MPC ganan espacio en los escenarios, será porque la manera de hacer música también cambia. Hay instrumentos que nacen; hay otros que vuelven renovados.Vivimos en una era digital. Es lógico admitir que un teclado o una batería de secuencia del siglo pasado puedan ser reemplazados por una especie de tablero de botones cuadrados que irradian luces de colores. Y si vivimos añorando lo que disfrutamos (o por una cuestión de edad, lo que no llegamos a vivir) también es lógico pensar que se ponga de moda un instrumento que tiene 140 años.Quién sabe cuál será el nombre que adquiera la música del siglo XXI (tanto la académica como la popular, luego de pasar por la renacentista, la barroca, la del clasicismo, la romántica, la moderna y la contemporánea). Hay pistas que nos sugieren nombres, como el protagonismo de lo digital, la construcción de música por capas y el loop como herramienta mucho más simple que la de cualquier avant-garde nacida a partir del minimalismo.Se vive de otra manera, se crea música de otra manera. Por eso una máquina como el loop station se convierte en un instrumento en sí mismo, casi indispensable en los escenarios de los artistas más diversos: de Ed Sheeran a Jorge Drexler, de Juana Molina o Tash Sultana a Elise Trouw. Si hasta hace un par de décadas lo más común era rasguear una guitarra hoy resulta habitual hacer overdubbing (tocar un fragmento, grabarlo y reproducirlo de manera repetitiva, grabar el siguiente y superponerlo, grabar otro más y volcarlo encima) o mapear un controlador MIDI con los softwares de moda. Es muy accesible y doméstico, no queda reservado a la actividad musical profesional.Desde que los discjockeys "tocan" música se aggiornaron sus sets (lejos quedaron las épocas en las que Pappo apuntaba sus dardos a un DJ con el famoso "Conseguite un trabajo honesto"). No solo se los ve sacarle lustre a un vinilo o a una rueda pequeña con forma de plato giradiscos, mientras recuestan la cabeza sobre el auricular que alimenta con canciones uno de sus oídos. Hoy tienen muchas perillas para mover y pequeños pads para presionar durante sus shows. Así fue que, de esos sets, artefactos como el launchpad llegaron a los hogares. Pads a los que se le asignan desde sonidos y fragmentos de canciones hasta diagramas de luces, mediante programas de audio que están instalados en la computadora (Ableton Live es uno de los software más utilizados en los últimos años). Por la función de programar luces, es un controlador que tiene mucha aceptación en el mundo amateur. Sin embargo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA