El sonido caliente y bailable de Tijuana

 
EXTRACTO GRATUITO

Desde su fundación, Tijuana pasó de ser una posta fronteriza militar a transformarse en una ciudad del pecado en la época de la prohibición del alcohol en los Estados Unidos. Pasó de ser lugar obligado de paso para los mexicanos que buscaban su visa al paraíso hacia el sueño americano a encarnar la cultura del narco corrido y la explosión industrial entre los ochenta y los noventa. En más de un siglo de historia, Tijuana se reconvirtió, una y otra vez, social y culturalmente. Después de estar ligado al paisaje macabro de cuerpos despedazados, hombres colgando de las calles, asesinatos en fosas comunes, ahora la ciudad está pasando por un momento de florecimiento de su cultura culinaria y la comida de la Baja Califorina es un imán que atrae a celebridades como el chef Antony Bourdain.

Los productores musicales Pepe Mogt (Fussible) y Ramón Amezcua (Bostich), tijuanenses y creadores del colectivo artístico Nortec, uno de los fenómenos culturales de la región más singulares vivieron todos esos cambios de primera mano. Ellos formaron parte de una generación de artistas que, a fines de la década del 90, y en medio de ese caótico mix cultural y social, crearon una identidad sónica que proyectó la región a todo el mundo, ya no sólo por las malas noticias, sino por crear una nueva conciencia sobre la vanguardia creativa de Tijuana.

"Nuestra ciudad por ser frontera no había algo que nos identificara. Es relativamente nueva y la conforma gente de todos los estados de la república. Fue el centro para cruzar la frontera y buscar oportunidades en California. Después, en los 80, con la explosión económica empezó a migrar mucha gente para trabajar en las fábricas. No había una identidad de Tijuana. Lo de Nortec vino a ser algo que podía unir y atar todos esos cabos de identidad para los tijuanenses. Siempre nos relacionaban con el sexo y la marihuana o con Herp Albert. No había nada contemporáneo de lo que sucedía en la ciudad y cuando empezó a salir la estética de Nortec fue bien importante porque reflejó otra mirada sobre la ciudad. Hoy en día Tijuana es superdiferente."

El sonido de los Nortec reunió las tendencias de la música electrónica con los sonidos populares del corrido, y eso visibilizó a toda una escena de productores y artistas de la región, que puso a Tijuana en el mapa mexicano. "En el momento que salimos nosotros con nuestra música había una necesidad de unirse entre los artistas porque Tijuana siempre estuvo aislada del mundo del arte en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA