Sólo importa la guerra judicial

 
EXTRACTO GRATUITO

. Resolvió con dos espectaculares verónicas el conflicto sectorial. Y reforzó su línea de combate frente a una investigación penal que tiene alterados a su familia y al Gobierno. A los sindicalistas opositores que, liderados por Hugo Moyano y , lanzaron un paro por los descuentos de Ganancias, les dedicó una exención para el medio aguinaldo.

Y a las seis entidades empresarias que pedirán a la Corte Suprema de Justicia que declare la inconstitucionalidad de la ley de abastecimiento, les hizo saber que esa norma no será reglamentada.

Como la decisión sobre Ganancias afecta sólo al sueldo complementario de fin de año, como pedían los sindicatos oficialistas, los gremios opositores anoche mantenían su protesta. Al menos es lo que declaraba Barrionuevo, siempre más intransigente que Moyano. Del mismo modo, los hombres de negocios no pensaban desistir de su presentación en tribunales.

Con estas dos resoluciones la Presidenta confirmó su inclinación bonapartista. Las buenas noticias no son el resultado de una negociación. Emanan de sus concesiones majestuosas. Y siempre tienen la acidez de una chicana.

Los anuncios confirmaron, además, que el conflicto que interesa se despliega en otro frente. Con el paso de los días va quedando más claro lo que quiso decir Jorge Capitanich cuando denunció que con el allanamiento a las empresas de los Kirchner se ponía en marcha un golpe. Estaba adelantando que el Gobierno se arrogaría el derecho a dejar de lado los últimos modales. Ayer hubo más evidencias de cómo las instituciones se van convirtiendo en el arsenal político de una batalla que será muy prolongada.

En contra de lo que muchos empresarios esperaban, la Presidenta no mencionó ayer, en la cumbre de la UIA, la cuestión que anteanoche la desveló en Twitter, su ametralladora digital. Allí se refirió a la fabulosa evasión impositiva que se habría realizado a través del banco HSBC. Es la denuncia sobre la que viene machacando el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, desde la semana pasada. Con un fallido estratégico: en su declaración inaugural, Echegaray consignó que Lázaro Báez no estaba entre los que habían eludido sus obligaciones. Como si Báez fuera un creador compulsivo de cuentas offshore, cuya aparición está garantizada en todos los escándalos. En cualquier momento Báez denunciará a Echegaray ante el Inadi.

La señora de Kirchner buscó sensibilizar a sus seguidores enumerando la cantidad de vacunas, hospitales y ambulancias que se podrían adquirir...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA