Sólo el Gobierno redujo sus gastos; el Congreso y la Justicia los subieron

 
EXTRACTO GRATUITO

La Justicia y el Congreso demostraron, en los últimos dos años, ir a contramano del reclamo de mayor austeridad en el gasto público que pregona el presidente para reducir el déficit fiscal. Salvo el Gobierno, los poderes Legislativo y Judicial aumentaron sus respectivos planteles de personal, política que podría repetirse el año próximo según el proyecto de presupuesto 2018.

El gasto de funcionamiento de la administración nacional, que comprende sobre todo el pago de sueldos de los empleados, no bajará sustancialmente en términos del PBI el año próximo: sólo el 0,1 por ciento. La poda más importante la cumple el Gobierno: entre diciembre de 2015 y diciembre de 2016, el plantel se redujo en casi 1200 empleados. Así lo revelan las respectivas cuentas de inversión que elaboró la Contaduría General de la Nación. En 2018, según el proyecto de presupuesto, el plantel quedará en 310.595 agentes, unos 300 menos que este año.

Por el contrario, el Poder Judicial (incluido el Ministerio Público) aumentó sistemáticamente su personal. Las cuentas de inversión reflejan que en un año, entre diciembre de 2015 e igual mes de 2016, la dotación se incrementó en 750 empleados. En la actualidad, en la Justicia trabajan 29.601 agentes, unos 3500 más que en 2010. El presupuesto de 2018 autoriza una dotación de 35.338 empleados, al tiempo que prevé una suba de gastos respecto de este año del 18,5%, porcentaje muy superior a la inflación prevista y uno de los más altos del presupuesto 2018.

Macri fue particularmente severo con el funcionamiento del Poder Judicial en su discurso del lunes pasado. Con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, sentado en la primera fila, Macri reprochó no sólo el incremento del personal de la Justicia, sino también sus numerosos beneficios, como el nivel salarial de sus agentes, las vacaciones de 45 días anuales, el uso de licencias y su horario acotado de trabajo. A estas ventajas debería agregarse que el Poder Judicial no paga el impuesto a las ganancias. Estas exenciones le costarán al Estado casi $ 7000 millones el año próximo.

El Presidente también apuntó, en su discurso, hacia el Poder Legislativo. En un año, entre diciembre de 2015 y diciembre de 2016, incrementó su personal en 245 nuevos agentes, completando un plantel de 16.543 personas (incluida la Auditoría General de la Nación). El presupuesto de 2018 le autoriza incrementarlo a 17.691 empleados.

Pero el incremento de personal en el Congreso no pasó por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA