Sólo la ficción de una tregua precaria

 
EXTRACTO GRATUITO

La convocatoria a un paro con movilización hacia la Casa Rosada, que había realizado Hugo Moyano, corrió el velo durante 24 horas de las delicadas tensiones que atraviesan el kirchnerismo. Julio De Vido fue el encargado de negociar con el camionero la cancelación de una especie de golpe sindical, subliminal y fragmentario.El acuerdo se alcanzó sobre la ficción consentida de que había habido un malentendido, ya que la justicia suiza no mencionaba en su exhorto investigación alguna sobre Moyano o la empresa Covelia SA. Es una tregua precaria. Los factores que determinan el enfrentamiento no fueron removidos. El principal de ellos es que nadie en el Gobierno puede o quiere extender a los gremialistas la inmunidad judicial que ellos ?de Juan Zanola a José Pedraza, de Gerónimo Venegas a Moyano- pretenden arrancar con medidas de fuerza. Fue el problema central que se discutió ayer en la reunión de la CGT.Aunque Moyano consiguió ayer replegar sus reflejos pavlovianos, al oficialismo le será imposible en adelante ocultar el mapa de fragilidades que quedaron a la vista.La decisión de movilizar a sus desconcertados compañeros a la Casa Rosada, y no a los tribunales, o a la embajada suiza, es el gesto más relevante del arrebato de Moyano. Varios sindicalistas escucharon, con asombro y cierto agrado, las revelaciones privadas de un empresario del real estate , que en los últimos meses convive con el secretario general de la CGT: "«El Negro» ya me aclaró que, ante la menor amenaza, a Cristina se la lleva puesta". El miércoles pasado, el propio Moyano confesó a un grupo de delegados regionales de la central obrera: "Mi relación con la Presidenta y con De Vido no es la que era antes; está muy deteriorada".Moyano vio en el exhorto suizo la amenaza que estaba esperando para avanzar sobre la Presidenta e, impulsivo, reaccionó. Detectó indicios de que la Casa Rosada estaba detrás de esta "persecución a los trabajadores". La Cancillería no le avisó de los papeles que habían llegado de Suiza. La información se divulgó a través de la burocracia de la Corte. Tampoco hubo aviso del sorteo judicial que recayó en Norberto Oyarbide, en una selección que para el camionero es muy sospechosa. Los gremialistas creen en la versión de que Oyarbide decidió la suerte de Zanola en una visita a Néstor Kirchner, en la que también le ordenaron cerrar la causa sobre el presunto enriquecimiento ilícito del matrimonio presidencial. Desde ese momento, cualquier resolución de ese magistrado es...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA