En sólo 24 horas, dos mujeres fueron rociadas con alcohol y quemadas

 
EXTRACTO GRATUITO

Dos mujeres rociadas con alcohol y prendidas fuego, aparentemente por sus parejas. Los dos sospechosos, detenidos y las víctimas, internadas en grave estado por las quemaduras sufridas. Entre uno y otro caso, sólo 24 horas de diferencia.

Uno de esos casos, como publicó LA NACION en su última edición, ocurrió en Berazategui; la víctima de ese hecho se debatía anoche entre la vida y la muerte por las gravísimas quemaduras en la mitad de su cuerpo. El otro se conoció ayer, y sucedió en San Bernardo, con una mujer quemada en la cara, el cuero cabelludo y el torso.

Los familiares de las víctimas afirmaron que las mujeres habían denunciado agresiones anteriores y, como ocurrió hace una semana con el asesinato de Mayra Belén Morán, en Pilar, quedó al descubierto la imposibilidad del sistema judicial y policial de aplicar una medida efectiva para evitar los ataques.

Con respecto al episodio ocurrido en Berazategui, la víctima identificada como María Rojas, de 45 años, seguía internada anoche en el hospital Evita Pueblo. Según los médicos, tenía el 40% del cuerpo quemado y las vías respiratorias seriamente comprometidas.

Su familia afirmó ante el fiscal de Berazategui Daniel Ichazo que el agresor siempre amenazaba con prenderle fuego y matarla.

La segunda víctima es María de los Ángeles Trinidad, de 38 años. Fue atacada el domingo a la noche por su pareja, de 29 años, en un departamento de la ciudad balnearia bonaerense. Anoche, la mujer estaba internada en un sanatorio de La Matanza, donde fue trasladada por su obra social y por la gravedad de las quemaduras que sufrió.

Tanto por el episodio ocurrido de Berazategui, ocurrido el lunes a la noche, como por el de San Bernardo, la policía detuvo a los posibles agresores. En el primer caso, el agresor fue identificado por fuentes policiales como Osvaldo Villasboas, de 53 años. Ya fue indagado por el fiscal Ichazo, quien le imputó la tentativa de homicidio agravado y dispuso que continúe detenido.

La versión del sospechoso

Pese a que su defensor oficial le aconsejó no declarar, Villasboas relató que la madrugada del lunes fue a la casa situada en la calle 155 entre 8 y 9, de Berazategui, en la que su mujer trabajaba tres veces por semana cuidando a una anciana de 93 años, y se quedó charlando con ella hasta las cinco de la madrugada.

Siempre según su versión, cuando se despertó alrededor de las 7, Rojas estaba parada cerca de él "bañada en alcohol y amenazaba con prenderse fuego con un encendedor".

...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA